Cambio Climático

La acidez del océano Pacífico está desintegrando los caparazones de los cangrejos

Desde sequías e incendios forestales hasta el derretimiento de glaciares y la acidificación de los océanos, el planeta nos alerta sobre las graves consecuencias del cambio climático.

Según un estudio publicado esta semana en la revista Science of the Total Environment, los bajos niveles de pH en las aguas del Pacífico están disolviendo partes del caparazón de las larvas del cangrejo Dungeness y dañando sus órganos sensoriales. Como consecuencia, su capacidad para disuadir a los depredadores y regular su flotabilidad se ven afectadas una vez que crecen.

Los científicos se basaron en una investigación realizada en 2016 en las aguas costeras de los estados norteamericanos de Oregon y Washington y la provincia canadiense Columbia Británica, que examinó larvas de cangrejo y descubrió también que estas eran más pequeñas que otras larvas, lo que podría reflejar retrasos en el desarrollo y afectar su tasa de maduración. Aún se desconoce si la acidificación disuelve los caparazones de los cangrejos adultos.

Nosotros, en la mira

Las causas no son de extrañar: la contaminación atmosférica. Según explica la ONG Oceana en su sitio web, la acidificación es un proceso causado por el aumento de las emisiones humanas de dióxido de carbono. Cuando este entra en el océano, reacciona con el agua del mar produciendo ácido carbónico, lo que reduce el PH y aumenta la acidez del agua.

Aunque lamentablemente los resultados no eran inesperados, los científicos pronosticaban que el impacto ocurriera mucho más adelante.

De acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), la agencia que estudia la acidificación de los océanos y que financió la investigación, “la acidez del agua cambia las costas, liberando el exceso de nutrientes que pueden crear floraciones de algas y aumentando la temperatura y la salinidad del mar”.

Además, tiene consecuencias sobre la fauna marina: crustáceos, corales, ostras, almejas y el plancton dependen de iones de carbonato para construir conchas y esqueletos más fuertes, algo que se dificulta en aguas más ácidas.

Especie en peligro

Los cangrejos Dungeness habitan en profundidades inferiores a 200 metros y pueden hallarse desde Alaska hasta Baja California, México. Suelen medir unos 20 centímetros y son muy apreciados en la gastronomía por su carne. 

Por este motivo, los obstáculos que enfrenta una larva en su desarrollo temprano, que le implican menos posibilidades de sobrevivir, preocupan en el ámbito de la pesca comercial del noroeste del Pacífico. Como advierte CNN, sus heridas no sólo afectan la ecología, sino también a las economías costeras.

Cangrejos Dungeness. AP/Eric Risberg
Cangrejos Dungeness

De todas maneras, habría que considerar las advertencias de Nina Bednarsek, autora del estudio y científica principal del Proyecto de Investigación Agua Costera del Sur de California: «Si los cangrejos ya están afectados, realmente debemos asegurarnos de prestar mucha más atención a los diversos componentes de la cadena alimentaria antes de que sea demasiado tarde»

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba