Nacionales

Persistencia de Cercos Militares comienza a provocar malestar en la población afectada

Los Cercos Militares contenidos en el Plan de Control Territorial (PCT) del gobierno del presidente Nayib Bukele comienzan a provocar el malestar en sectores de la población afectados y que estiman que estos son ilegales.

Si bien las autoridades prosiguen con la aplicación del plan, que junto al estado de excepción logró bajar a 7,8 por cada 100 mil personas el índice de homicidios, hay sectores que alegan malos tratos de las fuerzas del orden contra la población, en especial la de menores ingresos.

En el municipio de Soyapango, donde hace 44 días que está vigente el cerco militar, que según las autoridades es la fase Cinco del PCT (Extracción), diversas investigaciones revelan una gran incidencia de las operaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) y el ejército contra pobladores dueños de pequeños negocios y que nunca han estado involucrados en la comisión de delito alguno.

Según Rina Montti, directora de Investigación de la organización de izquierda Cristosal, las acciones se están “centrando en personas que tienen pequeños negocios”, las cuales son acosadas.

La activista, opositora del Gobierno, asegura que al inicio del régimen de excepción era común ver casos de personas dueñas de pupuserías o pequeños comercios que eran capturadas y acusadas de pertenecer a estructuras de pandillas.

De acuerdo a una encuesta realizada por la organización de oposición a habitantes de Soyapango sobre el cerco militar instalado desde mes y medio mostró que existe un creciente malestar entre los habitantes del municipio que fueron retenidos mientras caminaban por la vía pública o en transporte público o privado, algunas veces con violencia.

La pesquisa de la ONG mostró que el 64,7 por ciento opinaron que el gobierno debe emplear otras medidas para solucionar el problema de la inseguridad y violencia, que no sea precisamente restringir la libertad de movimiento de la población. 

Sin embargo, muchas encuestas, como la presentada el jueves por el Instituto Universitario de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana (Iudop) indica que los salvadoreños aprobaron la gestión del presidente Nayib Bukele al cierre de 2022 con una nota de 8,37 (en una escala de 0 a 10) dando un amplio apoyo al gobierno y a las medidas para eliminar la violencia de las pandillas.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba