Internacionales

Jefe del Ejército de Nicaragua se despoja de la bandera sandinista y reconoce gravedad sanitaria por el covid-19

El comandante de las fuerzas Armadas de Nicaragua, general Julio César Áviles Castillo, mandó un mensaje al Cuerpo Médico Militar, agradeciendo su entrega en la "primera línea de combate" contra el coronavirus.

El general Julio César Avilés Castillo, jefe del Ejército de Nicaragua, reconoció abiertamente la gravedad de la crisis de salud que vive el país centroamericano debido al impacto de la pandemia por el nuevo coronavirus Covid-19, en contraste con la postura oficial del régimen que ha minimizado la situación y a la fecha sigue sin reconocer los errores cometidos en su estrategia para lidiar con el virus.

Avilés Castillo envió un mensaje al Cuerpo Médico Militar en su primera aparición pública desde que fueron anunciadas las sanciones en su contra por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, el 22 de mayo de este año.

«Hemos tenido este año una pandemia terrible que ocasiona estragos en el mundo. Aquí en nuestra patria, en la jornada de prevención y combate, han estado en la primera línea el personal médico sanitario perteneciente al Cuerpo Médico Militar y de manera particular, el personal del Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños. Reconocemos el patriotismo y la entrega de los miembros de nuestra institución en el cumplimiento de nuestros deberes», señaló en video publicado por el equipo de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua.

En el mismo, Avilés Castillo aparece dando el mensaje mientras usa una mascarilla. Además, es notoria la ausencia de la bandera del Frente Sandinista, la cual es impuesta por el régimen cada vez que hay actos conjuntos entre las fuerzas castrenses y el poder ejecutivo. Las únicas banderas que hay son las de Nicaragua y el Ejército.

El general Julio César Avilés inició su tercer mandato consecutivo al frente del Ejército de Nicaragua el pasado 21 de febrero. El Tesoro de Estados Unidos lo señala de estar «alineado políticamente con el presidente Ortega, se negó a ordenar la inhabilitación y el desmantelamiento de las fuerzas paramilitares o parapoliciales durante y después de los levantamientos políticos que comenzaron el 18 de abril de 2018», según establece la resolución en la cual fue sancionado.

«Qué podemos hacer como comandancia general para destacar esos esfuerzos de nuestros hermanos del Cuerpo Médico Militar y nuestros hermanos del Hospital Militar, mas que dirigirles estas palabras para agradecerles, reconocerles y seguirles motivando para seguir haciendo su trabajo a como lo han estado haciendo. Nuestro reconocimiento a ese sentido humanístico que mantienen en la atención a todos los pacientes, hermanos de armas, familiares y población en general», añadió Avilés Castillo en su mensaje.

Tanto el mismo Áviles Castillo, como el Ejército de Nicaragua como institución, no se han pronunciado sobre las sanciones impuestas. El único alto mando militar que se ha expresado sobre el tema fue el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, Mayor General Bayardo Ramón Rodríguez Ruiz, quien expresó que la sanción que aplicó el Departamento del Tesoro de Estados Unidos «es injerencismo, está fuera de contexto y no hay argumentos que lo sostengan».

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba