Nacionales

Expresidente Saca pide llamar a varios testigos de descargo para probar inocencia

La declaración de este jueves, a puerta cerrada y sin acceso a prensa, fue solicitada por la defensa del exmandatario, basándose en el artículo 90 del Código Procesal Penal.

El expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) pidió a la letrada que lo juzga por soborno, Nora Montoya, que sean entrevistadas «varias personas», como prueba de descargo del delito, al que se suman los de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero, por los que está preso.

Según informaron los tribunales, durante su declaración, «que duró menos de una hora», Saca negó que hubiera sobornado a una empleada de la Cámara de lo Civil de San Salvador para que le filtrara información de la demanda por enriquecimiento ilícito, tal y como lo acusa la Fiscalía General de la República (FGR).

La declaración de este jueves, a puerta cerrada y sin acceso a prensa, fue solicitada por la defensa del exmandatario, basándose en el artículo 90 del Código Procesal Penal, «para aportar elementos de descargo de forma directa con la jueza», explicó la fuente.

Saca (2004-2009) afronta la instrucción de los casos en prisión, desde que fue detenido el día 30 de octubre de 2016 junto a otras 16 personas implicadas en la red de sobornos en el sistema judicial, compuesta por abogados, empleados judiciales, exjueces, policías y un fiscal, de las que 13 están en libertad y el resto en la cárcel.

Entre los miembros de la trama, se encuentra Ángela Avelar, a quien supuestamente el exmandatario ofreció el dinero a cambio de información, por lo que la fiscalía le imputó el delito de cohecho activo.

Saca ofreció, según la Fiscalía, 10.000 dólares a Avelar, «colaboradora» de la Cámara Primero de lo Civil de la Primera Sección del Centro, en el que afronta un proceso por enriquecimiento ilícito, mediante un abogado para recibir información.

El expresidente brindó declaración este jueves, al tener que abandonar la audiencia del pasado 19 de agosto debido a un cuadro de «migraña severa», informaron en su día fuentes judiciales.

Antes de empezar la audiencia, el exmandatario fue llevado al Instituto de Medicina Legal (IML) para un chequeo médico, con el que los forenses determinaron el padecimiento y recomendaron reposo.

«El dictamen médico determinó que Saca padecía de una migraña aguda y (los médicos del IML) mandaron un oficio a la jueza del Juzgado Noveno de Paz en el que explican que necesita reposo absoluto», dijo el portavoz de los Tribunales, Ulises Marinero.

A raíz de esta situación, Saca, que tras la evaluación forense regresó a la sede de los Tribunales, fue enviado nuevamente al penal de La Esperanza.

El exmandatario manifestó, durante un proceso judicial anterior en noviembre de 2016 por el delito de malversación de fondos, que sufría «algunos padecimientos» y que necesitaba ser medicado «constantemente».

El cargo de soborno se suma a los de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero, por los que guarda prisión preventiva por supuestamente malversar 246 millones de dólares del presupuesto estatal durante su mandato.

El ex jefe de Estado afronta también un proceso civil ordenado por la Corte Suprema de Justicia por el «incremento injustificado» en más de 4 millones de dólares en su patrimonio y el de su esposa, Ana Ligia de Saca.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba