Trending

¿Qué saben los perros de los humanos?

Una especialista explicó la sorprendente habilidad de los canes para interpretar a sus tutores, anticipar sus reacciones, aprender sus hábitos y expresar alegría ante su presencia

Cuando Alexandra Horowitz estaba escribiendo su primer libro sobre la cognición canina, le preguntó a un amigo qué le gustaría saber sobre la mente de un perro. Por aquel entonces, él vivía con Maggie, una mestiza de buen carácter. “¿Qué sabe ella de mí?”, dijo. Su respuesta se le quedó grabada, ya que no era infrecuente: la gente se pregunta no sólo lo que piensan sus perros, sino lo que ellos piensan de nosotros: si ven a través de nuestros engaños o sienten el amor que sentimos por ellos.

“La ciencia no dice nada sobre lo que saben de nosotros. Pero lo cierto es quepiensan en nosotros, y es sorprendente que nos miren. Aprenden nuestros hábitos lo suficientemente bien como para mostrarnos cuando nos desviamos de ellos; anticipan nuestras acciones incluso antes de que seamos conscientes de ellas. Y, sin embargo, no juzgan, se alegran tanto de verte en el retrete como en la puerta, y no se inmutan ante tu desnudez o tu debilidad”, escribióHorowitz en un artículo para The Atlantic.

Según la especialista que se doctoró en Ciencia Cognitiva en la Universidad de California en San Diego y desde 2004 es profesora de Psicología en la Universidad de Columbia, aparte de los ladridos, los gemidos y los gruñidos, los perros hablan con nosotros sobre todo a través de acciones. “Una pata en la mano: una petición de que los sigamos acariciando. Girar la cabeza hacia otro lado: una negativa, una expresión de desagrado o asco. Cabeza apoyada en el regazo: algo entre la posesión y el afecto. Todo perro aprende, observando, cómo llamar la atención de su persona para comunicar lo que quiere”, dijo.

Los perros aprenden nuestros hábitos lo suficientemente bien como para mostrarnos cuando nos desviamos de ellos y anticipan nuestras acciones incluso antes de que seamos conscientes de ellas (REUTERS)Los perros aprenden nuestros hábitos lo suficientemente bien como para mostrarnos cuando nos desviamos de ellos y anticipan nuestras acciones incluso antes de que seamos conscientes de ellas (REUTERS)

“Y nosotros -continuó-, si observamos con atención, podemos ser capaces de dar forma a lo que es esa forma de llamar la atención. Antes de que un perro empiece a ladrar para expresar un deseo urgente de salir a la calle, a menudo ha entrado a vernos mientras nos fijamos en el ordenador, nos mira fijamente, nos golpea la nariz en la pierna, emite un pequeño gemido y, si nada de esto funciona, sale con un ladrido. Si preferimos que no ladren para hablar, mejor que estemos atentos a ese primer intento de comunicación”, explicó.

Para Horowitz, el hecho de que los perros sepan algo de nosotros comienza con nuestra acogida -con nuestra domesticación (o con nuestra autodomesticación) hace muchos miles de años- y se prolonga con su tendencia a prestar atención a nuestras caras. “No sólo son muy buenos mirando nuestras caras, sino que también son hábiles leyendo esas caras para obtener información sobre la mente que hay detrás de ellas”, remarcó.

La experta explicó que “cuando miran nuestras caras, los perros parecen veralgo más que un conjunto de partes; parecen entender que nuestros ojos -y nuestras miradas- tienen un significado. Las miradas transmiten emoción, atención e información. Con menos de un año de edad, mi perro puede seguir mi mirada para encontrar la comida que se me ha caído, o para entender rápidamente si estoy a punto de dirigirme a mis zapatillas o a mi silla, para saber lo que sé, en cierto modo”, agregó.

Para la especialista, “cuando miran nuestras caras, los perros parecen ver algo más que un conjunto de partes; parecen entender que nuestros ojos -y nuestras miradas- tienen un significado" (REUTERS)Para la especialista, “cuando miran nuestras caras, los perros parecen ver algo más que un conjunto de partes; parecen entender que nuestros ojos -y nuestras miradas- tienen un significado» (REUTERS)

Al pensar en lo que sabemos, los perros se vuelven hábiles en algunas astucias muy parecidas a las de los humanos. Un estudio descubrió que los perros a los que se les prohíbe comer una golosina son bastante buenos a la hora de seguir esas indicaciones cuando hay una persona en la habitación con las luces encendidas, pero es más probable que roben las golosinas si las luces están apagadas (en particular, la visión nocturna de los perros es mucho mejor que la nuestra).

Si la persona sale de la habitación la mayoría de los perros estudiados en los distintos experimentos en los que se les ha pedido que obedezcan incluso en ausencia de la persona, simplemente siguen adelante y desobedecen en cuanto la persona se va. Cuando la persona vuelve a entrar en la habitación después de que los perros hayan sido desobedientes, los perros pueden reaccionar de forma “culpable” -agachando la cabeza, mirando hacia otro lado, moviendo frenéticamente la cola entre las piernas-, pero, como se descubrió en un estudio que realizó la experta, esta reacción no es una indicación de su culpabilidad por la desobediencia, sino de su sensibilidad a si pensamos que son culpables.

“Porque muestran más esta mirada de culpabilidad cuando la persona cree que se ha comido la golosina -lo haya hecho o no- que cuando la persona cree que no lo ha hecho. Una vez más, los perros nos leen, y en este caso, nuestro lenguaje corporal inconsciente”, sostuvo la autora de Inside of a Dog: What Dogs See, Smell, and Know y de The Year of the Puppy: How Dogs Become Themselves.

"En particular, los perros han sido entrenados para detectar varios tipos de cáncer, para notar niveles de azúcar en sangre precipitadamente bajos o convulsiones inminentes" (REUTERS)«En particular, los perros han sido entrenados para detectar varios tipos de cáncer, para notar niveles de azúcar en sangre precipitadamente bajos o convulsiones inminentes» (REUTERS)

“Ahora sabemos que los perros saben muchas cosas sobre nosotros que nosotros mismos no sabemos. En particular, los perros han sido entrenados para detectar varios tipos de cáncer, para notar niveles de azúcar en sangreprecipitadamente bajos o convulsiones inminentes. Los primeros casos registrados de perros que detectaron cánceres -una mezcla de border collie y dóberman que detectó un melanoma y un labrador que también encontró un melanoma- ocurrieron con perros no entrenados”, aseveró.

En ambos casos, según Horowitz, los perros simplemente olfateaban de forma persistente una parte del cuerpo de la persona; meses más tarde, sus dueños se dieron cuenta de que los perros podían estar detrás de algo y acudieron a sus médicos. A los pocos meses de la propagación del nuevo coronavirus, los perros estaban siendo entrenados para detectar el virus en personas que aún no sabían si lo habían contraído.

“¿Lo sabría mi perro? Tuvimos la oportunidad de averiguarlo cuando, primero mi marido y luego yo, contrajimos el virus. No había ninguna señal de que Quid lo hubiera olfateado; o, al menos, no notamos que intentara decírnoslo. Y esa es la cuestión: por mucho que la gente se declare interesada en lo que sus perros saben de ellos, no solemos escuchar lo que podrían estar diciendo. Miro su cara desaliñada -sus cejas expresivamente levantadas, sus ojos atentos, sus orejas satelitales fijadas en mí- y me propongo escuchar mejor”, finalizó.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba