Nacionales

Oficial militar se enfrentó a la autoridad del Fiscal General de la República

El jefe militar de uno de los retenes instalado en el Puerto de La Libertad se negó de manera prepotente a responder preguntas al fiscal general, Raúl Melara, quien se hizo presente en la ciudad portuaria para determinar supuestas violaciones a los Derechos Humanos por parte de las autoridades que mantienen un cerco sanitario en la zona. 

Melara llegó acompañado de otros fiscales para verificar la denuncia pública que han realizado varios ciudadanos que se quejan por estar privados de libertad después que cumplieron la cuarentena que establece el estado de emergencia.

El militar a cargo de uno de los anillos periféricos que prohíbe la entrada o salida de cualquier ciudadano de su casa de habitación, sea cual sea la causa, enfrentó al fiscal negándose a responder las preguntas que Melara le hacía.A qué hora establecieron este cerco sanitario, preguntó el Fiscal. ! -Eso pregúnteselo al señor ministro de defensa, señor fiscal!!! fue la respuesta del oficial. De igual manera respondió el oficial de la FA a por lo menos cinco preguntas del funcionario encargado de investigar el delito y responsable de la nación.

Con evidente malestar e incomprensible impotencia el fiscal continuó su recorrido por la zona cuestionando a una que otra persona que, tras la puerta de la vivienda, pedían ayuda y denunciaban los abusos de la autoridad.

De una cosa quedó el fiscal muy claro: que ningún oficial, policia o soldado, tenían una orden legal que los facultara parfa mantener al municipio de La Libertad con un toque de queda “hasta nuevo aviso” como lo anunció el presidente Bukele.

interrogatorio del Fiscal General de la República, Raul Melara, que el jefe militar se negó a responder:

—Buenas tardes, —saludó el fiscal Melara.

— Buenas tardes, señor fiscal, ¿todo bien?

— Vaya, ¿se acaba de ir el señor ministro?

— (El jefe militar únicamente asintió con la cabeza).

— ¿Usted es el encargado de aquí del retén ahorita?

— De este punto nada más.

— Vaya, mire, andamos haciendo unas diligencias y unas averiguaciones. ¿A qué horas se instaló el cerco sanitario y cuándo?

— Esas declaraciones se las tendría que dar el señor ministro. No soy yo quien podría dar esas declaraciones, señor fiscal. Esas declaraciones tendrían que dárselas o la dirección de comunicaciones del ministerio o el señor ministro.

— No, pero yo se las estoy preguntando a usted —replicó el fiscal.

— No, yo…

— ¿A qué horas vinieron a tomar posesión de este lugar?

— Tendría que darle las declaraciones el señor ministro —reiteró.

— ¿En base a qué están haciendo este retén ustedes aquí?

— Como le digo, esas declaraciones se las tendría que dar el señor ministro.

— Me regala su nombre por favor —preguntó otro fiscal.

— Ellos le podrían dar el nombre de los encargados.

— ¿Rango?

— Ellos le podrían dar esa información, ellos tienen toda la información de quienes estamos acá.

Inmediatamente el fiscal general le dio la espalda y siguió conversando con sus colaboradores.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba