Nacionales

Más de 1.500 policías fueron movilizados para realizar 28 capturas y desmantelar estructura criminal

Las autoridades de Seguridad asestaron un golpe a las finanzas de la pandilla Mara Salvatrucha (MS 13) al atacar el jueves una estructura dedicada al lavado de dinero proveniente de las extorsiones y otros delitos.

Más de 1.500 policías de las fuerzas especiales, acompañados de fiscales del Ministerio Público, capturaron al menos a 28 personas, e intervinieron diferentes tipos de negocios como venta de carros usados, restaurantes, bares, salas de belleza, cervecerías y hasta una empresa del transporte colectivo que funcionaban con dinero de las pandillas, informó en rueda de prensa el director de la Policía Nacional Civil (PNC), comisionado Howard Cotto.

También intervinieron viviendas particulares y lujosos ranchos de playa.

El jefe policial dijo que han incautado 80 vehículos automotores y que “en cuentas bancarias y dinero en efectivo ya hay más de medio millón de dólares”.

Las autoridades también llegaron hasta los principales centros penitenciarios del país para notificar a más de 400 pandilleros, entre ellos sus cabecillas, los nuevos delitos que se les imputan por su participación en esta estructura criminal.

“Se han hecho capturas importantes de gente que aparentaba no estar involucrada en ningún tipo de delito, gente que aparentaba ser empresarios de diferentes tipos”, explicó el ministro de Justicia y Seguridad Pública, el efemelenista Mauricio Ramírez Landaverde.

El operativo policial denominado “Cuscatlán” y que se desarrolló en seis de los 14 departamentos del país, “tiene como propósito impactar en una estructura, de las más grandes, de lavado de dinero que se ha constituido por la organización terrorista MS”, dijo Ramírez Landaverde.

Por su parte, Cotto afirmó que los pandilleros de la Mara Salvatrucha han dirigido diversos negocios a nivel nacional, mediante los cuales han aumentado su poderío económico, “colocando dinero para hacerlo crecer por medios aparentemente lícitos”.

“Son propiedad de cabecillas de pandillas que incluso estaban dispuestos a pagar una extorsión (a las pandillas) para no dar a conocer que eran propiedad de pandilleros”, agregó.

Este es uno de los golpes más importantes que las autoridades han asestado a las finanzas de una de las más peligrosas pandillas que operan en el país.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba