Fútbol

La FIFA abrió expediente a México por cánticos discriminatorios de aficionados en Qatar

El procedimiento se abrió en función del artículo 13 del Código Disciplinario de la FIFA

La Comisión Disciplinaria de la FIFA abrió este miércoles expediente a la Asociación Mexicana de Fútbol por los cánticos de los hinchas de ese país durante su debut en el Mundial de Qatar ante Polonia. El procedimiento se ha abierto en función del artículo 13 del Código Disciplinario de la FIFA que se refiere a la discriminación.

Según señala el informe de investigación, los hechos se dieron alrededor del minuto 26 después de que el guardameta polaco, Wojciech Szczesny, se alistara para realizar su despeje de saque de meta. Supuestamente, fue un pequeño sector del público el que amagó con realizar el famoso grito; sin embargo, fue aún más pequeño el sector que realmente completó la acción.

Se trata del segundo expediente que abre la Comisión de Disciplina, tras el que se hizo contra Ecuador, por el mismo motivo durante el partido inaugural que enfrentó a la Tri frente a los anfitriones cataríes. Hasta el momento, la FIFA no ha dado un veredicto final sobre las posibles consecuencias hacia los responsables por este tipo de acciones.

La afición tratando de dar una nueva iniciativa

La afición tratando de dar una nueva iniciativa

“En caso de que se produzcan incidentes discriminatorios durante la Copa Mundialde la FIFA, la FIFA se ocupará de ellos basándose en el Código Disciplinario y en consonancia con su política de tolerancia cero contra toda forma de discriminación”, respondió el organismo, dejando aún con la duda cuales serán las represalias tanto para los aficionados, así como para la misma selección. 

Como bien se sabe, esta no sería la primera vez que México se ve envuelto en este tipo de controversias. De hecho, el país azteca fue la cuna del desafortunado grito en las canchas del mundo. El grito homofóbico en los estadios de méxico nació contra Oswaldo Sánchez en el 2003 en pleno clásico tapatío. El duelo entre chivas y atlas pasó a la historia por ser el causante del grito que ya le costó a la selección multas por parte de la FIFA que ascienden a los más de 500 mil dólares.

Siendo un grito que en un inicio, se utilizó meramente para amedrentar al “San Oswaldo”, desafortunadamente con el transcurso de los años se volvió una “tradición” en gran parte de la fanaticada mexicana y llegando hasta otros países latinoamericanos. Después de que el grito fue tomando fama dentro de la liga mexicana, los seguidores aztecas decidieron trasladarlo a los partidos del Tricolor, teniendo presencia por primera vez durante el preolímpico de Concacaf del 2004teniendo como sede, el Estadio Jalisco.

Son ya 18 años desde la creación del grito y pese a todos los esfuerzos por parte de la federación y castigos impuestos por la FIFA, es algo que aún no se logra erradicar por completo. Tanto fue su fama e impacto, que los mexicanos lo llevaron a cabo en los mundiales de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. 

Ya para el mundial de Rusia 2018, la FIFA comenzó a tomar medidas más drásticas respecto a la afición que llevara a cabo el grito. La situación era clara, quien lo hiciera, se vería obligado a abandonar el inmueble y quedar vetado de todo el mundial, algo que ayudó bastante para que las aficiones lo pensaran dos veces al momento de retar al portero.

En Rusia 2018, fueron pocos los mexicanos que continuaron con el famoso gritoEn Rusia 2018, fueron pocos los mexicanos que continuaron con el famoso grito

Con el paso de los años, la FIFA fue tomando más cartas en el asunto y aunado a que se pusieron más serios con el tema del racismo y discriminación, los castigos cada vez fueron más severos. Incluso, la federación mexicana ya recibió grandes multas económicas y hasta la misma selección se vio obligada a tener partidos a puerta cerrada dentro de las eliminatorias mundialistas, todo esto debido a que su afición no entendió y se esmeró en seguir insultando al portero rival con ese grito.


Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba