Reportajes

El planeta se enclaustra y espera llegar al pico de la epidemia

La perspectiva de llegar al pico de la pandemia del nuevo coronavirus en los próximos días suscitaba esperanza el lunes en los países de Europa más afectados por el coronavirus, como Italia y España, al tiempo que Estados Unidos ponía en marcha una amplia movilización.

Símbolo de los esfuerzos realizados, un navío hospital de mil camas llegó a Nueva York para dar un respiro a los congestionados hospitales de la ciudad, mientras se instalan centros provisorios de atención médica en un centro de convenciones o en el Central Park.

El navío «USNS Comfort» está equipado con 12 quirófanos y un equipo de 1.200 médicos y enfermeros.

La ciudad de Nueva York es el centro de las preocupaciones en el caso de Estados Unidos, con más de 36.000 casos confirmados y 790 muertos, pero sin embargo la bolsa de Wall Street vio razones para ser optimista y el índice Dow Jones cerró la jornada del lunes en alza.

«Tenemos tiempos desafiantes por delante en los próximos 30 días», admitió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Con más de 37.000 muertos en el mundo, el macabro balance no para de crecer, en particular en Europa, donde Italia superó los 11.500 muertos, España los 7.340 (+812 en las últimas 24 horas) y Francia los 3.000 (+418).

Mientras las medidas de confinamiento se recrudecen para doblegar el crecimiento de la pandemia -España prohibió a partir de este lunes toda actividad no esencial-, las economías se resienten.

El Fondo Monetario Internacional vaticinó el lunes una «profunda recesión» en 2020, vista «la ferocidad sorprendente» con la que el virus ha golpeado a Europa.

El comité de expertos que asesoran al gobierno de Angela Merkel, prevén una caída de entre el 2,8% y el 5,4% del crecimiento en Alemania.

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Trump y Vladimir Putin, hablaron por teléfono del coronavirus pero sobre todo del derrumbe de los precios del crudo lastrado por la caída de la actividad pero sobre todo por la guerra entre Rusia y Arabia Saudí.

En la jornada, Trump también anunció el envío de suministros médicos a Italia por valor de 100 millones de dólares.

«Tenemos productos excedentes que no necesitamos, vamos a enviar unos 100 millones de dólares de artículos quirúrgicos, médicos y hospitalarios a Italia», dijo el mandatario durante una conferencia de prensa en los jardines de la Casa Blanca.

Para evitar la propagación de la enfermedad, las autoridades muestran su firmeza. Un famoso pastor evangélico de Florida fue arrestado por haber celebrado ceremonias «repetidamente» con cientos de fieles a pesar del encierro.

Al mismo tiempo, el gobernador del mismo estado se negó a permitir el desembarque de un crucero, el Zaandam, que se encuentra en el Mar Caribe con cuatro muertos y docenas de enfermos a bordo.

– La vista puesta en el pico de la curva-

Mientras en países como Francia, Bélgica, Reino Unido u Holanda están en plena ascensión, en Italia y España, los países más tocados hasta ahora por la epidemia, se vislumbra una tenue luz al final del túnel.

Italia registró este lunes un aumento de contagios del 4%, el porcentaje más bajo desde el inicio de la pandemia, aunque registró 812 muertos en la últimas horas, 11.500 en total.

«Esperamos alcanzar el pico en siete o diez días, luego, lógicamente, va a disminuir el contagio», explicó el viceministro de Salud, Pierpaolo Sileri.

«En Lombardía (la región más afectada) se está registrando una disminución de casos y sobre todo bajó la presión en las emergencia y el pedido de ambulancias», dijo el asesor de salud de esta región Giulio Gallera.

En España, la «tendencia, con las medidas de aislamiento, se está reduciendo», dijo María José Sierra, del centro de emergencias sanitarias.

Mientras tanto en Nueva York, epicentro de la epidemia en Estados Unidos, ciudadanos y autoridades se preparan para lo peor.

«Estamos a dos, tres, cuatro semanas (del pico de contagio) (…) Hace falta prepararse para el pico, tener material, porque ahí es cuando el sistema va a colapsar», advirtió el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a la cadena MSNBC.

Con más de 150.000 estadounidenses infectados de los más de 750.000 casos oficialmente reportados en el mundo, Trump ha dejado de tomarse el coronavirus a la ligera.

«Potencialmente, 2,2 millones de personas» habrían podido morir por el coronavirus «si no hubiéramos hecho nada», reconoció el mandatario estadounidense el domingo.

Con información de AFP

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba