Opinión

EE.UU. debe ayudar a América Latina a redoblar la lucha contra la corrupción

Por Leland Lazarus - El Nuevo Herald

La misma semana que la International Anti-Corruption Conference se hizo en Washington, D.C., dos importantes revelaciones sobre ls corrupción sacudieron América Latina. El 6 de diciembre, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, durante mucho tiempo emperatriz de la dinastía política argentina, fue condenada a seis años de prisión por corrupción.

Dos días después, el presidente peruano Pedro Castillo, cuyo gobierno estaba plagado de acusaciones de corrupción, intentó disolver el Congreso, lo que precipitó su destitución, detención y protestas nacionales.

Los héroes anónimos en ambos casos fueron los funcionarios públicos que estaban detrás de los titulares: los jueces argentinos que tuvieron la valentía de enfrentarse a los kirchneristas. Los miembros peruanos de las fuerzas armadas que se negaron a secundar el golpe de Castillo. Los periodistas de investigación y los activistas de la sociedad civil que llevan mucho tiempo documentando y llamando la atención sobre estos abusos.

Lamentablemente, estas personas fueron la excepción a la regla; la mayoría de las veces gana la impunidad.

Según un estudio de 2021 de seguimiento de la corrupción mundial, casi tres cuartas partes de los países de América Latina y el Caribe obtuvieron la calificación de “muy corruptos” o “corruptos”. Desde los regímenes autoritarios de Venezuela, Cuba y Nicaragua, pasando por la espiral de crisis en Haití, hasta las tendencias cada vez más autoritarias de Nayib Bukele en El Salvador, los países se enfrentan a amenazas sin precedentes para el Estado de derecho, los derechos humanos y la propia democracia.

Las sociedades corruptas abren la puerta a que las organizaciones delictivas transnacionales reinen con impunidad, sembrando la violencia allá donde van. Trafican con drogas, armas y seres humanos; explotan minas, troncos y peces ilegalmente; y matan indiscriminadamente por el camino.

Esta corrupción y violencia se han convertido en importantes factores de empuje para que cientos de miles de personas abandonen sus hogares y emprendan el viaje, a menudo traicionero, hacia Estados Unidos.

La corrupción y la violencia drenan $200,000 millones de la región cada año, según un estudio de 2019 del Banco Interamericano de Desarrollo. La criminalidad suele ahuyentar a las empresas privadas estadounidenses que buscan deslocalizar sus cadenas de suministro.

Las empresas chinas a menudo llenan el vacío de inversión, pero algunas compañías han sido acusadas de empeorar aún más la corrupción. Las autoridades bolivianas están investigando a la China Harbor Engineering Company (CHEC) por numerosos cargos de soborno; CHEC tiene proyectos de infraestructura en toda la región también enredados en la red de corrupción. Además, algunas personas de origen chino lavan dinero y venden precursores de fentanilo a los cárteles de droga mexicanos, contribuyendo así a la epidemia de fentanilo en Estados Unidos.

Este coctel perverso de corrupción en la región roba a la población local su seguridad y sus medios de subsistencia. Afortunadamente, muchos ciudadanos se han movilizado para exigir que sus dirigentes rindan cuentas y para limpiar sus gobiernos. Organizaciones como Anti-Corruption Network, Transparency International e International Center for Journalists han ayudado a elevar las voces de los activistas de la sociedad civil y los periodistas de investigación que luchan contra la corrupción en sus respectivos países.

A nivel regional, países como Uruguay, Costa Rica y Barbados han ocupado sistemáticamente los primeros puestos entre los que han logrado reducir la corrupción. Estos países podrían liderar grupos de trabajo y compartir las mejores prácticas de buen gobierno con sus vecinos durante las conferencias anuales de Organization of American States y Community of Latin American and Caribbean States en 2023.

En 2021, la administración Biden calificó acertadamente la corrupción como “un cáncer dentro del cuerpo de las sociedades” y desarrolló una estrategia múltiple para contrarrestarla en todo el mundo. Pero mientras la administración centra más atención y recursos en el Indo-Pacífico y Europa, también debe financiar adecuadamente su estrategia anticorrupción.

El gobierno de Estados Unidos debe aumentar los recursos de la Oficina Internacional de Estupefacientes y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado para capacitar a más fuerzas policiales y jueces; aumentar la financiación del Mando Sur de Estados Unidos para impartir más capacitación en derechos humanos a las fuerzas armadas asociadas; aplicar estrictamente las sanciones y restricciones de visado a los líderes regionales condenados, incluida Cristina Fernández de Kirchner; ayudar a los socios a establecer sólidos mecanismos de control para evaluar los proyectos chinos propuestos con el fin de garantizar la transparencia; crear una base de datos pública de empresas chinas con malos antecedentes que puedan usar los países socios; y apoyar el trabajo y la formación de más periodistas de investigación.

Todas estas iniciativas deben llevarse a cabo no solo a nivel nacional o provincial, sino también a nivel municipal. De hecho, la lucha contra la corrupción debería ser un tema clave en la próxima Cities Summit of the Americas que el Departamento de Estado tiene previsto celebrar en Denver, Colorado los días 2 y 3 de mayo del próximo año.

Si las caídas de Fernández de Kirchner y Castillo nos enseñaron algo, es que no importa lo corruptos o poderosos que se crean los líderes latinoamericanos, la gente común puede derrocar a esos Goliats, solo necesitan piedras para hacerlo.

Leland Lazarus es director asociado del Programa de Seguridad Nacional y experto técnico en China, América Latina y el Caribe del Instituto Jack D. Gordon de Políticas Públicas de la Universidad Internacional de la Florida.

Lázaro.
Lázaro.
Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba