Tu cuerpo

La velocidad con la que caminamos, ¿podría indicar demencia?

Una investigación de la revista JAMA en personas de edad avanzada, encontró que una marcha más lenta de un año a otro puede ser un signo temprano de deterioro cognitivo

Caminar. Los médicos de todo el mundo lo recomiendan. 45 minutos, dicen, ideal para mantener la cabeza oxigenada y una vida saludable. Ahora bien, ¿qué sucede con el análisis de nuestro andar? ¿La forma en que caminamos dice algo? Una caminata más lenta a medida que envejece siempre ha sido una señal de advertencia de una fragilidad creciente que podría provocar caídas y otras discapacidades. Pero ahora, una investigación emergente en pequeños grupos de sujetos de edad avanzada también ha encontrado que una marcha más lenta de un año a otro puede ser un signo temprano de deterioro cognitivo.

Según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, no todos los signos de deterioro cognitivo predicen una demencia posterior: solo entre el 10 % y el 20 % de las personas de 65 años o más con deterioro cognitivo leve o MCI desarrollan demencia durante el próximo año. “En muchos casos, los síntomas del deterioro cognitivo leve pueden permanecer igual o incluso mejorar”, afirma el instituto.

Ahora, un nuevo estudio de casi 17.000 adultos mayores de 65 años encuentra que las personas que caminan alrededor de un 5% más lento o más cada año y que también muestran signos de un procesamiento mental más lento tienen más probabilidades de desarrollar demencia. El estudio fue publicado el martes en la revista JAMA Network Open. “Estos resultados resaltan la importancia de la marcha en la evaluación del riesgo de demencia”, escribió la autora correspondiente Taya Collyer, investigadora de la Escuela Clínica Península de la Universidad de Monash en Victoria, Australia.

El nuevo estudio siguió a un grupo de estadounidenses mayores de 65 años y australianos mayores de 70 durante siete años. Cada dos años, se pidió a las personas del estudio que realizaran pruebas cognitivas que medían el deterioro cognitivo general, la memoria, la velocidad de procesamiento y la fluidez verbalEl nuevo estudio siguió a un grupo de estadounidenses mayores de 65 años y australianos mayores de 70 durante siete años. Cada dos años, se pidió a las personas del estudio que realizaran pruebas cognitivas que medían el deterioro cognitivo general, la memoria, la velocidad de procesamiento y la fluidez verbal

El nuevo estudio siguió a un grupo de estadounidenses mayores de 65 años y australianos mayores de 70 durante siete años. Cada dos años, se pidió a las personas del estudio que realizaran pruebas cognitivas que medían el deterioro cognitivo general, la memoria, la velocidad de procesamiento y la fluidez verbal. Dos veces cada dos años, también se pidió a los sujetos que caminaran 3 metros, o unos 10 pies. Luego se promediaron los dos resultados para determinar la forma de andar típica de la persona.

Los investigadores encontraron que el riesgo más alto de demencia era para las personas con “declinación dual”, o personas que no solo caminaban con más lentitud sino que también “mostraban algunos signos de deterioro cognitivo”, dijo el Dr. Joe Verghese, profesor de geriatría y neurología en el Colegio de Medicina Albert Einstein en Bronx, Nueva York. “Además, las personas con declive dual tenían un mayor riesgo de demencia que las que solo tenían deterioro cognitivo o de la marcha”, escribió Verghese en un editorial adjunto publicado el martes en la revista JAMA.

Una asociación dual entre la velocidad al caminar y la disminución de la memoria predice una demencia posterior, según encontró un metanálisis de 2020 de casi 9,000 adultos estadounidenses. Sin embargo, a pesar de esos hallazgos, “la disfunción de la marcha no se ha considerado una característica clínica temprana en los pacientes con la enfermedad de Alzheimer”, escribió Verghese.

Una asociación dual entre la velocidad al caminar y la disminución de la memoria predice una demencia posterior, según encontró un metanálisis de 2020 de casi 9,000 adultos estadounidensesUna asociación dual entre la velocidad al caminar y la disminución de la memoria predice una demencia posterior, según encontró un metanálisis de 2020 de casi 9,000 adultos estadounidenses

¿Qué puede hacer el ejercicio para ayudar?

Hay cosas que podemos hacer a medida que envejecemos para revertir el encogimiento del cerebro que acompaña al envejecimiento típico. Varios estudios han encontrado que el ejercicio aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo, aumentando algunos aspectos de la memoria.

El entrenamiento con ejercicios aeróbicos aumentó el volumen del hipocampo anterior derecho en un 2 %, lo que revirtió la pérdida del órgano relacionada con la edad en uno o dos años en un ensayo clínico aleatorizado de 2011. En comparación, las personas que solo hicieron ejercicios de estiramiento tuvieron una disminución aproximada de alrededor del 1,43 % durante el mismo período de tiempo.

Los tipos de ejercicio aeróbico pueden incluir caminar a paso ligero, nadar, correr, andar en bicicleta, bailar y hacer kickboxing, así como todas las máquinas cardiovasculares de su gimnasio local, como una caminadora, una máquina elíptica, un remo o un escalador.

Arándanos, grandes aliados

Comer solo media taza de arándanos al día a los 50 años podría ayudar a evitar la demencia, según el nuevo estudio
(Getty Images)Comer solo media taza de arándanos al día a los 50 años podría ayudar a evitar la demencia, según el nuevo estudio (Getty Images)

El viejo adagio dice que una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía, pero una nueva investigación muestra el beneficio potencial de una fruta diferente para la salud. Investigadores de la Universidad de Cincinnati, en Ohio, descubrieron que agregar arándanos a la dieta diaria de ciertas poblaciones de mediana edad puede reducir las posibilidades de desarrollar demencia en la vejez.

Comer solo media taza de arándanos al día a los 50 años podría ayudar a evitar la demencia, según el nuevo estudio. Los académicos estadounidenses rastrearon a 13 adultos obesos con deterioro leve de la memoria que comieron las bayas durante tres meses y encontraron una mejora significativa en su memoria en comparación con otros que no comieron frutas.

El viejo adagio dice que una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía, pero una nueva investigación muestra el beneficio potencial de una fruta diferente para la salud. Investigadores de la Universidad de Cincinnati, en Ohio, descubrieron que agregar arándanos a la dieta diaria de ciertas poblaciones de mediana edad puede reducir las posibilidades de desarrollar demencia en la vejez.

Comer solo media taza de arándanos al día a los 50 años podría ayudar a evitar la demencia, según el nuevo estudio. Los académicos estadounidenses rastrearon a 13 adultos obesos con deterioro leve de la memoria que comieron las bayas durante tres meses y encontraron una mejora significativa en su memoria en comparación con otros que no comieron frutas.

7 hábitos que reducen el riesgo de demencia

Estar activo, comer mejor, perder peso, no fumar, son solo algunas de las recomendaciones para estar saludable
(Getty Images)Estar activo, comer mejor, perder peso, no fumar, son solo algunas de las recomendaciones para estar saludable (Getty Images)

Estar activo, comer mejor, perder peso, no fumar, mantener una presión arterial saludable, controlar el colesterol y reducir el azúcar en la sangre: estos son los siete hábitos saludables que desempeñan un papel en la reducción del riesgo de demencia en personas con el mayor riesgo genético, según una investigación publicada en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

La American Heart Association los califica como los “Life’s Simple 7″ y según los expertos, se han relacionado con un menor riesgo de demencia en general, pero no estaba claro si lo mismo se aplica a las personas con un alto riesgo genético. Para comprobarlo, investigadores de la Universidad de Mississippi observaron los registros médicos de casi 12.000 personas de 50 años durante tres décadas.

El estudio analizó a 8.823 personas con ascendencia europea y 2.738 personas con ascendencia africana que tenían alrededor de 54 años al comienzo del estudio. Los investigadores calcularon sus puntajes de riesgo genético iniciales, en función de elementos como el historial médico familiar y otros problemas de salud subyacentes que pueden aumentar el riesgo de demencia, como enfermedades cardíacas.

Luego, se calificó a los participantes sobre qué tan cerca se adherían a siete hábitos saludables en base a una combinación de encuestas y datos médicos. Al final del estudio, 1.603 personas con ascendencia europea desarrollaron demencia y 631 personas con ascendencia africana desarrollaron demencia.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba