Triángulo Norte

Honduras: Xiomara Castro se afianza en el escrutinio y detiene 12 años de gobierno conservador

Con amplia ventaja sobre su rival y el conteo sin finalizar, la candidata de izquierda anunció un gobierno de “reconciliación”

Cómoda en el primero puesto de resultados en el conteo de votos, Xiomara Castro, se proclamó este lunes presidenta electa de Honduras y primera mujer que gobernará el país. Celebró su triunfo en elecciones del domingo y anunció que formará un gobierno de «reconciliación», de «paz y de justicia», poniendo fin a 12 años de gobierno del conservador Partido Nacional.

Si bien el escrutinio continuaba este lunes, la candidata del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda) se imponía con una amplia ventaja al oficialista Nasry Asfura (Partido Nacional).

Con más del 51% de las actas escrutadas, Castro obtenía el 53% de los votos sobre el 33% de los obtenidos por el candidato del oficialista Partido Nacional, Nasry Asfura.

Xiomara Castro se proclamó presidenta electa

«Ganamos. Doce años de este pueblo en resistencia y hoy se ha manifestado… Hoy celebramos una verdadera fiesta cívica», dijo la candidata poco después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) difundiera el domingo los primeros resultados.

«Nunca más hondureños se va a abusar del poder en este país porque a partir de este momento el pueblo será el vigente eterno», afirmó dando por sentada su victoria a pesar de que el CNE reiteró que los resultados eran preliminares y ningún candidato debía declararse vencedor.

Castro, esposa del ex mandatario Manuel Zelaya depuesto por un golpe de Estado en 2009, sucederá a Juan Orlando Hernández, cuestionado por corrupción y cuyo partido sería desbancado tras 12 años en el poder.

«Yo le tiendo la mano a mis opositores porque no tengo enemigos. Llamaré a un diálogo a partir de mañana con todos los sectores de la nacionalidad hondureña para que podamos entonces encontrar puntos de coincidencia y que esto nos permita conformar las bases mínimas para un próximo gobierno», agregó.

«Fuera la guerra, fuera el odio, fuera los escuadrones de la muerte, fuera la corrupción, fuera el narcotráfico. No más pobreza y miseria en Honduras. Hasta la victoria siempre«, concluyó.

Fin de mandato para el Partido Nacional

Los hondureños no quieren que se repita la historia de los comicios de 2017, cuando Hernández sumó un periodo más en el gobierno en medio de protestas y acusaciones de fraude.

Juan Orlando Hernández y su mujer, Ana García

«Esperamos que estas elecciones sean transparentes, no importa quién gane, pero que gane limpio», dijo a periodistas José Alvarado, un abogado de 55 años de edad, luego de votar. «Ya estamos cansados de tanta sinvergüenzura, queremos que ganen los mejores.

Me levanté temprano para votar con entusiasmo, porque si la gente no le pone interés a esto,estamos perdidos», advirtió.

Julio César Nieto, un jubilado del sistema judicial de 62 años de edad, dijo que espera que los partidos políticos actúen con responsabilidad y reconozcan a un ganador para evitar la violenciaque se produjo después de las elecciones de hace cuatro años. «Todo el mundo busca un cambio», afirmó Nieto después de emitir su voto en una escuela primaria en el barrio capitalino de El Bosque.

Incidentes tras las elecciones en Honduras de 2017

La votación pareció ordenada en las primeras horas. Los trabajadores electorales verificaron identificaciones, escanearon huellas digitales y tomaron fotografías de los votantes. Las boletas se marcaron, se depositaron en cajas de plástico transparente _para presidente, para miembros del congreso, para cargos locales_ y los meñiques de los votantes se mancharon con tinta.

El CNE confirmó en un comunicado el domingo por la tarde que la página web que permitía a los votantes averiguar dónde debían votar había estado inactiva y una investigación inicial sugirió un ataque a sus servidores. Las quejas sobre el bloqueo del sitio habían comenzado el sábado.

Los expertos habían advertido que las elecciones dependerían de si aquellos insatisfechos con el Partido Nacional acudían a las urnas en números suficientes para derrotar a la poderosa maquinaria electoral del presidente. Y la asistencia a las urnas fue importante.

Durante la jornada varios centros de votación estuvieron abarrotados, algo inusual en las dos últimas elecciones -2013 y 2017- en las que el abstencionismo fue de 2,2 millones y 2,5 millones de votantes, respectivamente. En esta jornada, más de 3,2 millones de hondureños fueron a votar, dijo el CNE.

Pandemia y dos huracanes

En un mundo vapuleado por la pandemia de coronavirus, Honduras puede incluir la peste del covid como apenas una de las crisis que ha enfrentado. El año pasado, el país fue devastado por dos poderosos huracanes. El desempleo fue de 10,9% en 2020 y la economía se contrajo 9%. Las pandillas siguen aterrorizando las calles, forzando, junto con factores económicos, a muchos hondureños a emigrar.

Castro, quien sufragó temprano cerca de Catacamas, en el centro-este de Honduras, dijo que el país no aguanta cuatro años más con el mismo partido de Hernández en el poder.

Honduras soportó además de la pandemia dos huracanes el año pasado

«Nosotros tenemos que parar estas caravanas de hondureños y hondureñas que salen masivamente de nuestro país por la inseguridad, por la falta de oportunidades, por la falta de trabajo, por la falta de salud, por la falta de educación», señaló.

La corrupción existe con impunidad tal que los hondureños han tornado sus esperanzas afiscales federales estadounidenses en Nueva York.

Los fiscales ganaron una sentencia a cadena perpetua para el hermano de Hernández, Juan Antonio «Tony» Hernández, por narcotráfico, y han acusado al presidente de financiar su ascenso político con dinero de las drogas, aunque no han presentado cargos contra él. Juan Orlando Hernández ha negado las acusaciones.

Si bien el camino para Castro parece allanado, hay dudas sobre cuánto cambio ella pueda generar. Su esposo, José Manuel Zelaya, fue derrocado por las fuerzas armadas en un golpe en 2009. Fiscales estadounidenses lo han vinculado con sobornos de narcotraficantes, algo que él rechaza.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba