Nacionales

El Salvador vivió su primer día sin cuarentena ni ley de emergencia

Bukele acusó a los poderes Legislativo y Judicial de dejar al gobierno sin capacidad jurídica ni política para mantener la cuarentena.

El Salvador amaneció el domingo sin cuarentena obligatoria, pero con una reapertura “progresiva y controlada”, según manifestó el presidente Nayib Bukele, quien pidió a la población un encierro también voluntario, luego de haber vetado una ley de emergencia aprobada el viernes por la Asamblea Legislativa, por considerar que privaba al Ejecutivo de herramientas para enfrentar al coronavirus.

El mandatario expresó el sábado por cadena nacional que ya no era posible mantener la cuarentena por carecer de “la capacidad política” para hacerlo.

Su reapertura “progresiva y controlada” es también voluntaria, ya que ninguna ley le asiste en su decisión.

Bukele acusó a los poderes fácticos del país -que no identificó y solo definió como «los mismos de siempre», pero que son los poderes Legislativo y Judicial- de dejar al gobierno sin capacidad jurídica ni política para mantener la cuarentena.

«Aún así, le pedimos a la población mantener una cuarentena voluntaria hasta el próximo 15 de junio (lunes) cuando iniciaremos una reactivación gradual de la economía», expresó Bukele.

El estado de emergencia decretado por el presidente Nayib Bukele, que debía finalizar el 15 de junio, quedó sin efecto a partir del domingo luego de ser revocado por la Sala Constitucional el martes pasado por inconstitucional, ya que la medida del Ejecutivo “ponía restricciones a la libertar de circulación de las personas”.

Bukele cargó la noche del sábado contra la Asamblea Legislativa al asegurar que “nunca aprobó la cuarentena estricta de 15 días solicitada por la Presidencia para iniciar una reapertura gradual de la economía”.

«Vamos a vetar el decreto legislativo 661, por inconstitucional, y por negar el principio de separación de poderes, al invadir funciones del Ministerio de Salud», anunció Bukele a propósito de la ley aprobada el viernes por la madrugada.

La ley sanitaria buscaba, según el Congreso, regular la apertura económica y declarar emergencia nacional durante 15 días más.

Un nuevo desacato

El mandatario anunció que regulará la apertura económica para que no se realice de manera “desordenada” y detalló que la vuelta a la normalidad será en cinco fases a partir de este martes 16 de junio. El anuncio de Bukele carece de algún asidero legal.

En la primera fase, se reanudará la actividad de la industria de alimentos y bebidas, textiles, construcción, así como los servicios veterinarios, ventas por Internet, transporte de carga, docentes y personal administrativo de centros educativos.

En la fase dos, prevista para el 7 de julio, se activará la industria audiovisual y de calzado, restaurantes y cafeterías y el transporte público.

La tercer fase, que se activará el 22 de julio, habilitará gimnasios, el comercio a por mayor, actividades al aire libre, iglesias y lugares de culto.

Finalmente, en la fase cuatro, proyectada para el 6 de agosto, reabrirá el turismo interno e internacional, se retomarán las actividades culturales y volverán a abrir museos y salas de exposición.

La última fase está prevista para el 21 de agosto cuando se lleve adelante la reapertura de toda la actividad económica.

La Sala de lo Constitucional ordenó al Ejecutivo que no promulgara más decretos ilegales y contrarios a la Constitución de la República, sin embargo, en un nuevo desacato, el Ejecutivo emitió un nuevo decreto el domingo para respaldar el cumplimiento a sus deseos.

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Sin embargo, la población dejó ya de dar importancia a las medidas de resguardo promulgadas por Bukele, debido a que una gran cantidad de negocios están abiertos desde la semana anterior y el tránsito de vehículos muestra un movimiento que se acerca a o normal.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba