Curiosidades

Científicos logran llegar al árbol más alto jamás encontrado en el Amazonas

Después de tres años de planificación, cinco expediciones y una caminata de dos semanas a través de la densa selva, los científicos llegaron al imponente ejemplar del tamaño de un edificio de 25 pisos

Científicos han alcanzado el árbol más alto jamás encontrado en la selva amazónica, un espécimen imponente del tamaño de un edificio de 25 pisos.

La travesía se consumo finalmente luego de tres años de planificación, cinco expediciones y una caminata de dos semanas a través de la densa selva.

El árbol gigante, cuya copa sobresale por encima de las copas de los árboles en la Reserva Natural del Río Iratapuru, en el norte de Brasil, es un angelim vermelho (nombre científico: dinizia excelsa) que mide 88,5 metros de altura y 9,9 metros de circunferencia, el mayor jamás identificado en la Amazonia, según los científicos.

Una expedición pendiente

Los investigadores detectaron por primera vez el enorme árbol en imágenes de satélite en 2019 como parte de un proyecto de cartografía en 3D.

Un equipo de académicos, ecologistas y guías locales montó una expedición para tratar de llegar a él a finales de ese año. Pero después de una caminata de 10 días por un terreno difícil, agotados, con pocas provisiones y con un miembro del equipo enfermo, tuvieron que dar marcha atrás.

Tres expediciones más a la remota región del Valle de Jari, que se encuentra en la frontera entre los estados de Amapa y Pará, alcanzaron otros árboles gigantescos, incluido el árbol de castaña más alto jamás registrado en el Amazonas: 66 metros.

Pero el enorme angelim vermelho siguió siendo inalcanzable hasta la expedición del 12 al 25 de septiembre de este años, en la que los investigadores recorrieron 250 kilómetros (155 millas) en barco remontando ríos con traicioneros rápidos, además de otros 20 kilómetros a pie a través del terreno montañoso de la selva para alcanzarlo.

Pero valió la pena, dice el ingeniero forestal Diego Armando Silva, de la Universidad Federal de Amapa, que ayudó a organizar el viaje. «Fue una de las cosas más hermosas que he visto. Simplemente divino», dijo Silva, de 33 años, a la AFP.

«Estás en medio de esta selva en la que la humanidad nunca ha puesto el pie, con una naturaleza absolutamente exuberante».

Vista de la base del gigantesco árbol, ubicado en el norte de Brasil

Tras acampar bajo el enorme árbol, el grupo recogió hojas, tierra y otras muestras, que ahora se analizarán para estudiar cuestiones como la edad del árbol (de al menos entre 400 y 600 años, estima Silva), y por qué la región tiene tantos árboles gigantes y cuánto carbono almacenan.

Alrededor de la mitad del peso de los árboles gigantes de la región es carbono absorbido de la atmósfera, algo fundamental para ayudar a frenar el cambio climático, dice Silva.

Pese a su lejanía, están amenazados

La madera de angelim vermelho es muy apreciada por los madereros, y la reserva de Iratapuru está siendo invadida por mineros ilegales de oro, famosos por su destrucción ecológica, dice Jakeline Pereira, del grupo medioambiental Imazon, que ayudó a organizar la expedición. «Nos emocionó mucho hacer este hallazgo», dice Pereira.

«Es muy importante en un momento en que la Amazonia se enfrenta a niveles de deforestación tan aterradores».

En los últimos tres años, la deforestación media anual en la Amazonia brasileña ha aumentado un 75 % respecto a la década anterior.

Xon información de afp/abc.au

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba