Economía

En un año extremadamente volátil, el Bitcoin cierra con utilidades de un 66 %

Ether subió un 414%

El Bitcoin termina el 2021 en los USD 48.000, lo que posiciona a la criptomoneda más popular como una gran inversión para un año en general positivo para los mercados internacionales.

De la mano de una mayor aceptación como medio de pago e inversión, las monedas virtuales ganaron adeptos y crecieron en precio, siempre sumidas a una gran volatilidad que aún no despeja las dudas por parte de muchos analistas.

Al término de diciembre, el Bitcoin probaba un nivel técnico clave que durante los últimos dos años ha tendido a actuar como un piso para la mayor criptomoneda.

El activo digital cotizaba alrededor de USD 48.030 a las 9 horas de Argentina. Ha bajado más del 15% o unos 9.000 en el último mes de 2021, en medio de un retroceso más amplio del sector de las criptomonedas.

Según un informe de Bloomberg, la reciente caída de Bitcoin ha llevado al token a su promedio móvil de 55 semanas, un nivel que mantuvo efectivamente después de una caída repentina en diciembre y durante una baja observada a mitad de año. El estudio técnico sugiere que una ruptura decisiva por debajo del promedio pondría en juego una caída a la zona de los 40.000 dólares.

A pesar de ello, a la hora de efectuar un balance anual, la “cripto” más extendida luce una contundente ganancia de 66% respecto de los USD 28.988 en los que culminó el 2020.

El Bitcoin es un emblema de volatilidad y una pregunta importante de cara al 2022 es si todas sus fluctuaciones eventualmente lo dejarán con un valor menor, y no mayor, a medida que se reduce el estímulo de la era pandémica.

En el 2021 tuvo dos picos de precios muy marcados, que llevaron al análisis entusiasta de muchos expertos que vaticinaban un horizonte de precios en los 100.000 dólares. El 15 de abril registró un cierre récord en los USD 63.314, que luego fue testeado y superado de manera esporádica el 9 de noviembre, en los 66.971 dólares. Es decir, que llegó a apuntarse un alza de precios del 100%, que no pudo ser sostenido.

Entre los expertos, que el Bitcoin continuará subiendo es un estribillo que se escucha con frecuencia: los defensores de la criptografía permanecen imperturbables, y señalan tendencias como un mayor interés en el sector por parte de un grupo de instituciones financieras.

Sin embargo, otros expertos muestran su preocupación por el hecho de que el Bitcoin haya fracasado por encima de los 50.000 dólares “porque esto muestra debilidad en la actual tendencia alcista”, señaló Naeem Aslam, jefe de análisis de Avatrade. “Si el precio sigue cotizando por debajo de esta marca, es probable que volvamos a visitar el nivel de precios de 40.000 dólares”, apuntó.

“Con la aparición de Ómicron y el estancamiento de la economía estadounidense, muchos fondos macroeconómicos que utilizan Bitcoin como esta cobertura procíclica de la inflación han decidido tomar beneficios a lo largo de diciembre”, declaró Brian Kelly, director general y fundador de BKCM.

El Bitcoin redujo su hegemonía

El dominio de Bitcoin en el mercado sobre el resto de “altcoins” o monedas alternativas cayó por debajo del 40% de la capitalización total de las “cripto”. Esto es unos 908.000 millones de dólares. Un informe de Trading Platforms anticipó que los datos pueden señalar el inicio en 2022 de una temporada de tokens alternativos.

Esta tendencia se da luego de que en los últimos siete años, el dominio del mercado del resto de altcoins se triplicó, al pasar del 21% en 2014 a cerca del 60% en diciembre de 2021.

En este sentido, el dominio del mercado del Ethererum (ETH) sigue estando por encima del 20%, con casi USD 500.000 millones de valor de mercado. En el último año, la consolidación de ETH se duplicó desde el 10%, mientras que la cotización de esta criptomoneda se catapultó un 414 por ciento.

Como sea, el 2021 fue un año histórico para las criptomonedas en general, “con el espacio ‘blockchain’ atrayendo una cantidad significativa de capital gracias al lanzamiento de fondos negociados en bolsa (ETF) y una mayor conciencia entre los inversores”, afirmó el analista Naeem Aslam.

El año fue otra gran temporada para el mercado de criptoactivos, con una capitalización total del mercado de criptomonedas que aumentó de poco más de USD 750.000 millones a casi 3 billones de dólares.

El Salvador hizo historia

En septiembre, El Salvador hizo historia al ser el primer país en considerar a Bitcoin como moneda de curso legal, en paralelo al dólar norteamericano. Pero el presidente de esa nación, Nayib Bukele, quiso ir más allá con el anunció de Bitcoin City. Previo a la ley el 70% de la población salvadoreña no estaba bancarizada, por lo cual esta iniciativa legal ha permitido reducir fuertemente los costos de transacciones para un país muy dependiente de las remesas enviadas por sus ciudadanos radicados en el exterior.

“El Salvador se está ahorrando más de USD 400 millones anuales, sólo por concepto de comisiones de remesas. En este contexto, vemos la importancia de la implementación de una ley Bitcoin y de la billetera digital. Más de tres millones de salvadoreños ya son parte de esto, siendo un número mayor a las personas que actualmente están bancarizadas, dado las múltiples limitantes al momento de querer entrar al sistema financiero tradicional”, explicó la diputada Dania González, presidente de la Comisión Financiera de la Asamblea Legislativa salvadoreña.

“Estamos bastante conscientes que esta es una inversión que se está haciendo hacia una política de inclusión financiera, la más grande de la historia. Al momento en que el Estado ha tomado la decisión de invertir en Bitcoin, veíamos al presidente Nayib Bukele hace unos días comprando Bitcoin mientras su precio caía o conocido como el DIP, comprando el Bitcoin como Estado y eso pues a la larga trae muchos beneficios”, agregó González.

Paolo Ardonio, Chief Technology Officer (CTO) de Tether-Bitfinex, refirió que “el presidente Bukele empezó la era Bitcoin en septiembre, cuando la criptomoneda estaba por sobre los USD 44.000, ante la desconfianza y el entusiasmo de la comunidad internacional. Durante su gestión se adquirieron 1.120 Bitcoins que, según dijo, registraron ‘ganancias suficientes’ para iniciar la construcción del primer hospital veterinario público y 20 escuelas en Bitcoin City. Todo esto sin emisiones de dióxido de carbono pues se planifica como una ciudad impulsada únicamente por energías limpias, minería a gran escala consumiendo energía de volcanes, una ciudad Bitcoin como zona franca donde no se cargaran impuestos, y mucho más. Un modelo que será replicable en muchas otras naciones, iniciando lo que podría ser un cambio del paradigma financiero global”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba