Triángulo Norte

Cementera de Honduras ha caído en manos de lavadores de dinero del narcotráfico con la ayuda de un juez

La prestigiosa abogada y miembro del Colegio de Abogados de San Pedro Sula, Gracia María Bertrand, concedió una entrevista a la Agencia Digital de Noticias -ADN-, para analizar los motivos y la manera en que la empresa hondureña Cementos del Norte S.A. (CENOSA) ha caído completamente en manos de un grupo minoritario de accionistas, entre los cuales destaca Yani Rosenthal, un exconvicto por lavado de dineros del narcotráfico en el país centroamericano, con la ayuda de un juez cercanos a los intereses de la familia Rosenthal.

Rosenthal, ministro de la Presidencia de Manuel Zelaya (2006-2008) y diputado del Congreso Nacional del 2010 al 2014, cumplió una condena de tres años en una cárcel federal del estado de Nueva York por corrupción y lavado de dinero relacionado con el tráfico de drogas tras declararse culpable.

En la declaratoria de culpabilidad, Rosenthal admitió que, mientras fue el vicepresidente de una empresa empacadora de alimentos parte de la organización empresarial Grupo Continental, autorizó deliberadamente la compra de ganado a una organización dedicada al tráfico de drogas para luego exportarlo como carne a los Estados Unidos.

Como parte de la sentencia, el condenado pagó también una multa de USD 2.5 millones y fue expropiado de varias empresas.

El conflicto legal entre socios de la cementera comenzó en el 2015, tras la designación de los Rosenthal en la lista de Ciudadanos Especialmente Designados y Personas Bloqueadas (Specially Designated Nationals And Blocked Persons List-SDN-) por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. El caso involucra al Grupo Continental, de los Rosenthal.

Para la empresa Cementos del Norte, S.A., CENOSA, la relación accionaria de la familia Rosenthal «causó muchos problemas legales y forzó a cambios administrativos y en la estructura de accionistas de la empresa, los cuales fueron adoptados voluntariamente y por unanimidad en la Asamblea de Accionistas”, esto para comprobar ante la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Gobierno de EE UU (OFAC), que si bien la familia Rosenthal, a través de Jaime y Yani, la controlaba y administraba, se trataba de un “accionista minoritario”, según el banquero y filántropo hondureño Jorge Bueso Arias.

La empresa guatemalteca CEMCAL, junto a la hondureña Alianza, ambas accionistas mayoritarias de CENOSA, se han visto despojadas de sus derechos por el Juzgado Sexto de Letras Civil de Cortés, a cargo del juez José Francisco Ewens Oviedo, quien ha colocado un interventor en favor de la familia Rosenthal, en detrimento de los socios que juntos representan el 74 % de las acciones de la empresa.

Pero, como sucedió que un “accionista minoritario”, relacionado con los dos “ex directivos” acusados por EE UU (Rosenthal), tomaron el control de CENOSA? y, quien es el juez José Francisco Ewens Oviedo del Juzgado Sexto de Letras Civil del departamento de Cortés, que “ordenó una medida cautelar de embargo y la designación de un administrador judicial, entregándole el control administrativo y operativo de la empresa a éste, dejando a sus accionistas mayoritarios sin poder gestionar la empresa y poniendo en grave riesgo la certeza jurídica y la inversión nacional y extranjera en el país”?.

La abogada Bertrand explica el «modus operandi» de la familia Rosenthal y como se aprovecharon del Estado para hacerse de las acciones en CENOSA, así como la estratagema de extorsión que han utilizado con muchas personas a través de sus «tentáculos en la banca».

Asimismo explica las incongruencias entre el nivel de vida de Ewens y el sueldo de un juez, además, toda de «curioso» como todos los casos que involucran a la familia Rosenthal caen el el despacho de Ewens Oviedo.

Con información de Agencia Digital de Noticias -ADN-

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba