Reportajes

¿Cuál será el escenario de la pandemia en los próximos años?

En el futuro, los brotes de SARS-CoV-2 podrían llegar en oleadas cada invierno. Qué predicen los científicos para los próximos meses y años

El mundo ha estado en modo pandémico durante un año y medio. El virus continúa propagándose; los bloqueos intermitentes son la nueva normalidad. Una vacuna aprobada ofrece seis meses de protección, pero los acuerdos internacionales han ralentizado su distribución. Se estima que 250 millones de personas han sido infectadas en todo el mundo y 1,75 millones han muerto.

Escenarios como este imaginan cómo podría desarrollarse la pandemia de COVID-19 en los próximos años. En todo el mundo, los epidemiólogos están construyendo proyecciones a corto y largo plazo como una forma de prepararse y potencialmente mitigar la propagación y el impacto del SARS-CoV-2. Aunque sus pronósticos y cronogramas varían, los modeladores están de acuerdo en dos cosas:el coronavirus llegó para quedarse, y el futuro depende de muchas incógnitas,incluso si las personas desarrollan inmunidad duradera al virus, si la estacionalidad afecta su propagación y, quizás lo más importante: las decisiones tomadas por los gobiernos y las personas.

“Se están desbloqueando muchos lugares y muchos otros no. Realmente todavía no sabemos qué va a pasar“, explica Rosalind Eggo, modeladora de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM).

El futuro dependerá en gran medida de cuánto se reanude la mezcla social y del tipo de prevención que hagamos”, completa Joseph Wu, modelador de enfermedades en la Universidad de Hong Kong. Los modelos recientes y la evidencia de bloqueos exitosos sugieren que los cambios de comportamiento pueden reducir la propagación de COVID-19 si la mayoría, pero no necesariamente todas, las personas cumplen.

Los modeladores están de acuerdo en dos cosas: el coronavirus llegó para quedarse, y el futuro depende de muchas incógnitas REUTERS/Pilar OlivaresLos modeladores están de acuerdo en dos cosas: el coronavirus llegó para quedarse, y el futuro depende de muchas incógnitas REUTERS/Pilar Olivares

“Los bloqueos están disminuyendo en muchos países, lo que lleva a algunas personas a asumir que la pandemia está terminando -advierte Yonatan Grad, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard en Boston, Massachusetts-. Pero ese no es el caso. Nos espera un largo camino”.

Si la inmunidad al virus dura menos de un año, por ejemplo, hecho similar al de otros coronavirus humanos en circulación, podría haber aumentos anuales en las infecciones por COVID-19 hasta 2025 y más allá.

¿Qué pasará en el futuro cercano?

La pandemia no se desarrolla de la misma manera de un lugar a otro. Países como China, Nueva Zelanda y Ruanda han alcanzado un bajo nivel de casos, después de bloqueos de diversa duración, y están suavizando las restricciones mientras están atentos a los brotes. En otros lugares, como en Estados Unidos y Brasil, los casos están aumentando después de que los gobiernos levantaron los confinamientos.

Este último grupo tiene a los modelistas muy preocupados. En Sudáfrica, que ahora ocupa el quinto lugar en el mundo por el total de casos de COVID-19, un consorcio de modeladores estima que el país puede esperar un pico, con alrededor de un millón de casos activos, y acumulativamente hasta 13 millones de casos sintomáticos. En términos de recursos hospitalarios, “ya estamos superando la capacidad en algunas áreas, por lo que creo que nuestro mejor escenario no es bueno”, advierte Juliet Pulliam, directora del Centro Sudafricano de Análisis y Modelado Epidemiológico de la Universidad de Stellenbosch.

Si la inmunidad al virus dura menos de un año, por ejemplo, hecho similar al de otros coronavirus humanos en circulación, podría haber aumentos anuales en las infecciones por COVID-19 hasta 2025 y más allá REUTERS/Anton Vaganov/File PhotoSi la inmunidad al virus dura menos de un año, por ejemplo, hecho similar al de otros coronavirus humanos en circulación, podría haber aumentos anuales en las infecciones por COVID-19 hasta 2025 y más allá REUTERS/Anton Vaganov/File Photo

Pero hay noticias esperanzadoras a medida que se alivian los cierres. La evidencia preliminar sugiere que los cambios de comportamiento personal, como lavarse las manos y usar máscaras, persisten más allá del bloqueo estricto, lo que ayuda a detener la marea de infecciones. En un informe de junio, un equipo del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres descubrió que entre 53 países que comienzan a abrirse, no ha habido un aumento tan grande de infecciones como se predijo sobre la base de datos anteriores. “Se subestima cuánto ha cambiado el comportamiento de las personas en términos de máscaras, lavado de manos y distanciamiento social. No se parece en nada a lo que solía ser”, analiza Samir Bhatt, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres y coautor del estudio.

Los investigadores en puntos donde el virus ataca más fuerte han estado estudiando cuán útiles son estos comportamientos. En la Universidad Anhembi Morumbi en São Paulo, Brasil, el biólogo computacional Osmar Pinto Neto y sus colegas ejecutaron más de 250.000 modelos matemáticos de estrategias de distanciamiento social descritas como constantes, intermitentes o de reducción, con restricciones reducidas en etapas, junto con intervenciones conductuales como como uso de mascarillas y lavado de manos.

El equipo concluyó que si entre el 50% y el 65% de las personas son cautelosas en público, la eliminación de las medidas de distanciamiento social cada 80 días podría ayudar a prevenir nuevos picos de infección durante los próximos dos años.“Necesitaremos cambiar la cultura de cómo interactuamos con otras personas -dice Neto-. En general, es una buena noticia que incluso sin pruebas o una vacuna, los comportamientos pueden marcar una diferencia significativa en la transmisión de enfermedades”.

En las regiones donde COVID-19 parece estar en declive, los investigadores dicen que el mejor enfoque es una vigilancia cuidadosa probando y aislando nuevos casos y rastreando sus contactos. Esta es la situación en Hong Kong, por ejemplo. “Estamos experimentando, haciendo observaciones y ajustándonos lentamente”, dice Wu. Él espera que la estrategia evite un gran resurgimiento de infecciones, a menos que el aumento del tráfico aéreo traiga un número sustancial de casos importados.

Los investigadores en puntos donde el virus ataca más fuerte han estado estudiando cuán útiles son estos comportamientos REUTERS/Lisi NiesnerLos investigadores en puntos donde el virus ataca más fuerte han estado estudiando cuán útiles son estos comportamientos REUTERS/Lisi Niesner

Pero, ¿exactamente cuánto rastreo y aislamiento de contactos se requiere para contener un brote de manera efectiva? Un análisis realizado por el Grupo de Trabajo COVID-19 del Centro para el Modelado Matemático de Enfermedades Infecciosas en el LSHTM simuló nuevos brotes de contagiosidad variable, a partir de 5, 20 o 40 casos introducidos. El equipo concluyó que el rastreo de contactos debe ser rápido y extenso, rastreando el 80% de los contactos en unos pocos días, para controlar un brote. El grupo ahora está evaluando la efectividad del rastreo de contactos digitales y cuánto tiempo es factible mantener a las personas expuestas en cuarentena. Encontrar el equilibrio entre lo que realmente es una estrategia que la gente tolerará y qué estrategia contendrá un brote es realmente importante.

Rastrear el 80% de los contactos podría ser casi imposible de lograr en regiones que aún enfrentan miles de nuevas infecciones por semana y, lo que es peor, es probable que incluso los recuentos más altos de casos sean una subestimación. Un preprint de junio de un equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Cambridge que analiza los datos de las pruebas de COVID-19 de 84 países sugiere que las infecciones globales fueron 12 veces más altas y las muertes un 50% más altas que las informadas oficialmente . “Hay muchos más casos de los que indican los datos. Como consecuencia, existe un mayor riesgo de infección de lo que la gente cree “, asegura John Sterman, coautor del estudio y director del MIT System Dynamics Group.

En el futuro, los brotes de SARS-CoV-2 podrían llegar en oleadas cada invierno. El riesgo para los adultos que ya han tenido COVID-19 podría reducirse, como con la gripe, pero dependería de la rapidez con la que desaparezca la inmunidad a este coronavirus. Además, la combinación de COVID-19, gripe y el virus sincitial respiratorio humano en otoño e invierno podría ser un desafío.

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba