Nacionales

Investigan contrataciones «fantasma» en el Congreso

El fiscal general de la República, Raúl Melara, dijo el lunes que abrió una investigación por «posibles irregularidades» de «plazas fantasmas» en la Asamblea Legislativa. 

«Hemos abierto el expediente correspondiente, ya hay una investigación en curso», dijo el jefe fiscal en un video difundido por la Fiscalía General de la República (FGR) en sus redes sociales. 

Añadió que «no solo tenemos eso que ha aparecido en las redes sociales, sino que tenemos declaraciones de miembros de la junta directiva de la Asamblea Legislativa afirmado que de alguna manera eso ha existido». 

Recientemente, el presidente del Congreso, Mario Ponce, dijo a periodistas que promovió el retiro voluntario de las personas que ocupan este tipo plazas con indemnizaciones de hasta 35.000 dólares. 

«En un Congreso como el que viene (de mayoría oficialista) sí podrán hacer la limpieza de las plazas fantasma, yo no lo pude hacer», dijo Ponce. 

Se llama «plazas fantasmas» a los puestos creados para personas de confianza de los funcionarios, quienes supuestamente cobran sin realizar el trabajo para el que fueron contratadas. 

La Asamblea Legislativa posee 2.400 plazas, de las que cerca de 1.100 están asignadas a los partidos políticos, incluido el partido que llevó al poder al Presidente Nayib Bukele y ahora aliado cercano al oficialismo, la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), que es la institución política con mayor asignación de asesores y personal «fantasma» desde hace ya varias legislaturas.

 Mario Tenorio, de GANA, reconoció este lunes que «todos los grupos parlamentarios tienen ese problema» y que «ninguno se libra de esa situación». 

El presidente Nayib Bukele señaló el pasado 11 de marzo en su cuenta de Twitter que «de acuerdo a la primera información recabada, de las 2.400 plazas que hay en la @AsambleaSV (Asamblea Legislativa) 1.200 serían plazas fantasmas», lo que ha sido desmentido por analistas y expertos por lo ridículo del número. 

Diversas investigaciones periodísticas han dado cuenta por años del fenómeno de este tipo de plazas en el Parlamento y también han reseñado la contratación de familiares de los diputados. En la actualidad, el fenómeno se ha trasladado al Ejecutivo, donde familiares del presidente de la República y sus funcionarios hacen jugosos negocios y tienen cargos «AdHonorem» pero con pagos en oficinas a las que no asisten.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba