Nacionales

Presidente Bukele proscribió celebración de Acuerdos de Paz y la llamó «pacto de corruptos»

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, decretó el fin de las conmemoraciones de los acuerdos de paz liderados con éxito por la ONU y que terminaron con una sangrienta guerra civil de 12 años el 16 de enero de 1992, y en su lugar instauró un día para las víctimas.

Bukele, publicó el sábado en redes sociales que el país no debe celebrar un «pacto de corruptos», en referencia a los Acuerdos.

«Nuestro país debe dejar de celebrar la firma de un pacto de corruptos y empezar a conmemorar a las víctimas del conflicto armado», publicó Bukele.

El sábado 16 de enero se conmemoró el 29º aniversario del final de una guerra civil que costó al menos 75 mil víctimas y cerca de 10 mil desapariciones forzadas, el fin de una guerra que el Gobierno de Bukele ha ignorado en celebrar por segundo año consecutivo.

El anuncio ocurrió luego que veteranos del Ejército y exguerrilleros de izquierda, políticos, analistas, universidades y tanques de pensamiento conmemoraron el fin de la guerra civil (1980-1992), donde rechazaron que el pacto haya sido una «farsa», como consideró el gobernante.

«Dejaremos de conmemorar a los que ordenaron sus muertes y empezaremos a conmemorar a quienes sí deben ser conmemorados», insistió Bukele.

El decreto instaura «el 16 de enero de cada año como el día de las víctimas del conflicto armado como un justo reconocimiento a todas las personas que ofrendaron sus vidas durante el mismo».

Bukele dejó sentado en el decreto que «la firma de los acuerdos de paz no representó ninguna mejora para la población en sus derechos más básicos» tales como salud, la educación, la vivienda, el empleo y la justicia social.

Por el contrario, dijo, «representó, por una lado, el inicio de una etapa de mayor corrupción y exclusión social y; por otro, el inicio de una etapa de enriquecimiento de manera fraudulenta de los mismos sectores firmantes de «los acuerdos».

Bukele ha calificado dichos acuerdos, que permitieron reformas políticas para la alternancia pacífica en el poder, de ser una «farsa» y «un negocio».

«De ahora en adelante, el 16 de enero será el: Día de las Víctimas del Conflicto Armado» y «sus asesinos deben dejar de ser glorificados», añadió.

Analistas señalan que tras la postura de Bukele se encuentra la intención de restar méritos a la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobernaba al momento de firmarse la paz y a la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora partido de oposición.

«Y no, no se confundan, destapar la farsa de los ‘acuerdos de paz’ no es negar a las víctimas, al contrario», porque «los asesinados, lisiados, desmembrados, violados y expulsados de nuestro país por ELLOS (derecha e izquierda), antes y después de los ‘ACUERDOS’, solo prueban el punto», publicó Bukele.

Bukele se lanzó a la vida política con el FMLN al gobernar bajo su bandera la localidad de Nuevo Cuscatlán (2013-2015) y luego la capital, San Salvador, (2015-2018).

Fue expulsado del FMLN al, según analistas, traicionar a la dirigencia de la exguerrilla en 2017 y aliarse con una fuerza de trásfugas de ARENA dirigidos por el convicto expresidente Elías Antonio Saca, la formación Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con quienes ganó las alecciones presidenciales de 2019.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba