Política

Congresistas de EE.UU advierten su descontento a Bukele por el Estado de Derecho en El Salvador

Los miembros del Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica, David P. Joyce (Ohio), Rodney Davis (Iowa), Alex X. Mooney (Virginia Occidental), Mario Díaz-Balart (Florida), Brian Fitzpatrick (Pensilvania) y Francis Rooney (Florida), todos del partido republicano, al que pertenece el actual presidente Donald Trump, enviaron una misiva al presidente salvadoreño Nayib Bukele, para manifestar su preocupación ante “un alejamiento lento pero seguro del Estado de Derecho y las normas de la democracia” en El Salvador, por ataques a una subsidiaria de una empresa estadounidense y por una posible legitimación del Gobierno salvadoreño a la pandilla más peligrosa de los Estados Unidos, la MS-13.

En la nota, con fecha 23 de septiembre de 2020, los congresistas muestras preocupación por varias acciones dirigidas desde la Casa Presidencial contra la estabilidad política, judicial, legislativa y económica de El Salvador, entre ellas el uso de tropas militares para intimidar a la Asamblea Legislativa de El Salvador, refiriéndose al intento de «Golpe de Estado» que constituyó, según abogados constitucionalistas y analistas políticos, la ocupación militar y policial bajo órdenes de la presidencia de la república, acontecida el 9 de febrero de 2020 de la Asamblea Legislativa salvadoreña y su Salón Azul.

«Nos preocuparon los informes de que el gobierno de El Salvador podría estar legitimando a la MS-13, la pandilla más grande y peligrosa de Estados Unidos, al involucrarse en un proceso de negociación arriesgado que podría empoderar aún más a esta organización criminal», indican los congresistas.

Además, los importantes funcionarios, liderados por Díaz-Balart manifiestan su preocupación por los esfuerzos para socavar las resoluciones judiciales que han declarado inconstitucionalidades por parte del Ejecutivo durante la pandemia.

De manera no menos importante, los legisladores republicanos están sumamente preocupados por las acciones del Gobierno de El Salvador contra una empresa que se encuentra acosada por al menos dos carteras de Estado salvadoreñas, Trabajo y Hacienda que “ha atacado arbitrariamente a la subsidiaria de una empresa estadounidense, allanando sus instalaciones e interrumpiendo sus operaciones”.

Los diputados se refieren a Intradesa, S.A. de C.V., que es subsidiaria de Intradeco LLC, propiedad de una familia a la que el presidente ataca de manera constante en su honor y actividades económicas, la prestigiosa familia Simán, cuya casa matriz se encuentra en Miami, Florida, Estados Unidos.

La Casa presidencial ha manipulado a la Fiscalía General de la república para acusarla de evasión fiscal por $5.3 millones porque declaró como exentos $293 millones por la actividad de prestación de servicios de intermediación que no se encontraría amparada bajo la Ley de Zonas Francas Industriales y de Comercialización.

Finalmente, la nota oficial de los congresistas dice al presidente Bukele que les preocupan los informes de que el Gobierno de El Salvador “podría estar legitimando a la MS-13, la pandilla más grande y peligrosa de Estados Unidos”, refiriéndose a un proceso de negociación que “podría empoderar aún más a esta organización criminal”.

Los congresistas le recuerdan a Bukele que la MS-13 está designada como organización terrorista nacional por el Gobierno de El Salvador y está “activamente involucrada en el tráfico de drogas y la trata de personas menores”, así como en crímenes brutales.

Los firmantes se muestran preocupados por lo que parece ser «un alejamiento lento pero seguro del estado de derecho y las normas de la democracia que nuestro hemisferio se ha esforzado tanto por preservar».

De manera muy clara los congresistas le advierten a Nayib Bukele que les complace financiar programas que trabajan diariamente para promover valores democráticos, que respetan el Estado de Derecho y los derechos humanos a través de las Américas, señalando que Estados Unidos ha promovido fuertemente estos valores a través de su participación en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Le reiteran además que el compromiso que tienen con la libertad y las instituciones democráticas en las Américas “es inquebrantable” y que por ello se oponen “firmemente” a las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela, haciéndo un posible símil con el mandatario salvadoreño.

Leos poderosos congresistas le recordaron a Nayib Bukele que «por décadas El Salvador ha sido miembro de la comunidad de naciones libres y democráticas del hemisferio, y que es su deseo sincero que esta tradición continúe para el beneficio de los americanos, de los salvadoreños y de los ciudadanos de las naciones vecinas en la región».

Imagen
Imagen
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba