La ideología de Nuevas Ideas: una revisión tras casi cinco años en el poder

Por Óscar Joao Picardo

El 21 de mayo de 2018 publicamos el artículo: “La ideología de Nuevas Ideas”. A cinco años de esa reflexión, podemos y debemos hacer un balance de las hipótesis propuestas en el artículo.

El punto de partida fue el siguiente: “Por la vía negativa, y sin permiso de sus dirigentes, me atrevo a definir el cuerpo ideológico que está detrás del concepto político que promueve Nayib Bukele. Este es un ejercicio que no se ha hecho, y creo que es importante arriesgarse a proyectar por qué razón nace Nuevas Ideas y de dónde viene su aliento y fuerza. También, esta reflexión envía un mensaje claro a los partidos políticos vigentes”.

Posteriormente definimos ideología como: “un conjunto de ideas, principios y creencias colectivas que definen –o encubren- un sistema de actuar; y representan o programan una forma de organización y visión frente a realidades económicas, políticas, culturales, educativas, etcétera. Dicho de un modo más llano, ideología política supone la cosmovisión y los énfasis desde donde hacer política: más Estado, más mercado o el imaginario del equilibro en el estado de bienestar”.

Y trabajamos el discurso en los siguientes términos:

Nuevas Ideas surge espontáneamente debido al agotamiento del sistema de partidos políticos post Acuerdos de Paz (1992). (…) Nuevas Ideas emerge en un contexto en el que las condiciones de seguridad han ido empeorando, el sistema educativo está estático, el aparato judicial es ineficiente (…) A esto le sumamos el agravante de la cantidad de casos de corrupción y una impunidad galopante.

Y finalmente definimos las características ideológicas: “Alergia a la partidocracia; Religión y política; Corrupción, clientelismo y amiguismo; El otro tejido social; Ni mercado ni Estado, algo de anarquía”…

Después de publicar este artículo, Nayib Bukele me contactó y almorzamos en su casa con dos personas muy cercanas, y conversamos sobre el tema, aclarando algunos puntos de vista, me insistió que en su partido todos tenían cabida y recordamos algunos detalles del pasado de la Escuela Panamericana. Un año más tarde, ganó la Presidencia, después vino la pandemia, me llamó “El loco de la Gavidia”, le escribí tres cartas, él cree y me cataloga como opositor -pero está equivocado- y la vida sigue.

¿Qué podemos decir sobre la ideología de Nuevas Ideas cinco años después?; veamos algunas categorías antagónicas que pueden servir para entender el problema propuesto:

1.- ¿Ideología o culto?: Lo primero que se debe exponer, por la narrativa y discurso de los funcionarios y líderes de Nuevas Ideas, es que todo apunta y todo parte desde la figura de Nayib Bukele.

Es un tema de “culto a la personalidad”; cada funcionario, ministro o seguidor, en cualquier intervención pública o en redes sociales nombra y utiliza de manera exagerada la referencia del Presidente Bukele.

No se admite la disidencia, la discrepancia o la competencia con las ideas de Bukele. Él es el centro de todo, y todo parte de él y gira en torno a su agenda.

No hay una ideología, sino un culto a la personalidad de Bukele, que se ha ido enarbolando en una liturgia gubernamental, que parte de la “inefabilidad del Presidente”.

Vale la pena señalar que el Bukele antes de ser presidente era muy distinto, se proyectaba como dinámico, abierto, progresista, con ideas desafiantes; posteriormente estas cualidades mutaron hacia un modelo autoritario. Siempre el Bukele del pasado choca dialécticamente con las ideas del Bukele del presente.

Por ejemplo, en el caso de la reelección, en no pocas oportunidades manifestó públicamente que en El Salvador no se permite la reelección; lo dijo con estas palabras en una entrevista en 2013: “La Constitución no permite que la misma persona sea presidente dos veces seguidas, puede ser presidente 80 veces si quiere pero no seguidas, entonces, eso es para garantizar que no se mantenga en el poder y que él ocupe su poder para quedarse en el poder”.

El 16 de septiembre de 2022 cambió de opinión y anunció públicamente que sería candidato para reelegirse. Esto se repite con muchos temas.

2.- ¿Derecha o izquierda?: Nuevas Ideas es una fusión de militantes y dirigentes que provienen de partidos de izquierda y de derecha; no hay indicios de que este partido pueda identificarse con uno u otro modelo de ideas. Es un partido bastante ocurrente, errático e improvisador que reacciona conforme a intereses particulares de su líder.

Probablemente existan más vasos comunicantes con ciertos sectores del FMLN, vinculados al proyecto Alba Petróleos, que con la derecha. Al menos varios funcionarios que le rodean provienen de las filas de la izquierda pragmática y reformista; no obstante, el Presidente ha sostenido reuniones con los más altos empresarios del país y mantiene lazos comunicativos y operativos eficaces.

Un tweet de Secretaría de Prensa de la Presidencia, del 18 de mayo de 2020, presenta fotos del Presidente reunido con los representantes de las cúpulas empresariales: Roberto Murray Meza, Ricardo Poma, Alexandra Araujo, Roberto Kriete, Mario Salaverría, Francisco Calleja, Diego de Sola y Víctor José Saca.

La idea de esta reunión empresarial de alto nivel fue crear una hoja de ruta para la reapertura económica, apoyada por la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) y el INCAE, sin descuidar el comportamiento y los casos de Covid-19 en el país. Hasta dónde sabemos esto nunca sucedió, lo importante eran las fotos de la reunión…

En los primeros tres años de gobierno se han identificado algunas intervenciones estatales de corte autoritario sin equilibrios legales; como el caso de la captura de un empresario de transporte y decomiso de los activos empresariales. También la persecución con auditorías del Ministerio de Hacienda a la corporación de un reconocido líder empresarial. Asimismo, muchos empresarios se sienten atemorizados e intimidados por el Presidente.

El gobierno de Bukele no se siente identificado o no participa en las narrativas de los Presidentes de izquierda del hemisferio: Boric, Petro, Lula, Fernández, Ortega, Castro, Castillo, López.

Sus relaciones geopolíticas son limitadas y ha simpatizado y visitado a Presidentes tales como: Trump, Jinping, Erdoğan, Al Thani.

Bukele tiene un pensamiento pro-empresarial, y de hecho ha sido parte de un grupo de empresas de la familia, aunque se ha definido de izquierda. Probablemente no sea ni una cosa ni otra, o más bien una fusión indefinida a conveniencia política. Lo que sí sabemos es que su estilo de vida va más de la mano de los privilegios y el buen gusto de la clase empresarial.

3.- ¿Estados Unidos o China?: En septiembre de 2019 llega a El Salvador el embajador de Estados Unidos Ronald Douglas Johnson, quien desarrolló un fuerte vínculo con el Presidente Bukele, por su afinidad con las ideas del Presidente Republicano Donald Trump.   

El 11 de marzo de 2019, el presidente Bukele se presentó en la Heritage Fountationde Washington, para presentar su discurso: “A New Era in El Salvador”.

La Fundación Heritage está enfocada en defender lo que define como principios apegados a la libre empresa, gobierno limitado, libertad individual, valores estadounidenses tradicionales y una defensa nacional fuerte.

En esta intervención Bukele manifestó lo siguiente: “China no sigue las reglas; ellos no respetan las reglas; no respetan las reglas del comercio; ellos entran en proyectos que no son factibles. Luego dejan a los países con préstamos enormes que no pueden reembolsar y utilizan eso para aprovecharse. China manipula su moneda y luego quieren que respetes su manipulación de la moneda. No son una democracia. Quiero decir: Ellos no son la única no democracia del mundo, pero se meten con tu democracia. Así que queremos ser amigos con China, pero China tiene que ser amiga con nosotros, y no significa dinero o inversión, pero sí respeto. Así que lo que estamos comenzando ahora, es que queremos una relación basada en el respeto, pero ahora mismo no hemos visto eso de parte de ellos”.

En diciembre de 2019 Bukele viaja a China y se reúne con Xi Jinping. Luego, en mayo 2021, Bukele se ufana de un donativo de US$500 millones del gobierno de China a El Salvador.

La Encargada de Negocios del gobierno de los Estados Unidos, Jean Manes, en septiembre de 2021, habla con claridad sobre los distintos aspectos que su gobierno mira con preocupación en El Salvador, que lo están llevando a “un declive de la democracia”. En la entrevista de Frente a Frente en TCS, Manes enumeró uno a uno las maniobras que el gobierno del presidente Nayib Bukele está realizando como una copia de libretos usados por gobiernos autoritarios y antidemocráticos como Nicaragua y Venezuela. Manes lo calificó como un “libro de jugadas” y exhortó a los salvadoreños a analizarlos para determinar “¿de qué país estamos hablando?”, si de Venezuela o de Nicaragua.

Nuevas Ideas no tiene un posicionamiento geopolítico estable o coherente, actúa conforme las intuiciones e intereses del presidente.

4.- ¿Conservadores o liberales?: Antes de ser presidente, Bukele y varios dirigentes de Nuevas Ideas se presentaban como progresistas; amigos y cercanos a los colectivos LGBTIQ+, minorías culturales y artísticas, y otras propuestas que apuntaban hacia un modelo progresista.

De hecho en su equipo de gobierno están presentes varios casos -no públicos- de parejas y relaciones no convencionales y progresistas.

Pero como anotamos anteriormente, el Bukele del pasado es distinto al Bukele del presente.

En septiembre de 2022, el gobierno de El Salvador anuló un contrato con un instituto de formación docente que transmitía un programa educativo en la televisora estatal. Resulta que se viralizó un video, elaborado con animaciones digitales. En él se explicaba que, a partir de la pubertad, los adolescentes podrían tener atracción hacia otras personas, inclusive del mismo género. Luego, el material hacia una definición de las palabras heterosexual, homosexual y bisexual, pero algunos usuarios cuestionaron el contenido.

Como anotamos, previo a su ascenso al gobierno, Bukele se mostró a favor de los derechos de la población LGBTIQ+. Pero el primer día de su mandato cerró la oficina de inclusión y en los años posteriores adoptó una actitud conservadora para mantener el respaldo a su gestión.

Probablemente, Bukele supo leer las encuestas que presentan un país profundamente religioso y conservador, y se ha apegado a este criterio por conveniencia y no por principios; utilizó la “Ventana de Overton” de manera eficaz. La iglesia católica y evangélica de diferentes denominaciones tienen una gran influencia sobre las decisiones ejecutivas y legislativas del país centroamericano.

En junio de 2022 el gobierno de Nayib Bukele envió al Congreso el anteproyecto de Ley “Crecer juntos”. Allí se sumaban las recomendaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), sobre incluir en la prohibición de tratamientos médicos psicológicos o psiquiátricos la orientación e identidad de género. Sin embargo, grupos anti derechos presionaron y fue eliminado de la redacción final.

5.- ¿Mercado o Estado?: En El Salvador hay libertad de mercado… pero el Estado se está haciendo omnipotente. La intervención estatal es mínima, pero avanza en un proceso progresivo de crecimiento con rasgos preocupantes. Veamos algunos ejemplos:

El caso de la implementación del Bitcoin como moneda de curso legal (junio de 2021) es una decisión crítica para el mercado pero ha sido inconsulta, rápida e impopular; además, su procedimiento fue opaco.

Por otro lado, el deterioro de la independencia judicial y del Estado de Derecho, y el riesgo país, hacen que El Salvador sea un país inestable para atraer inversión extranjera. Lo mismo sucede con otros órganos del Estado, la Asamblea Legislativa o la Fiscalía General de la República, están bajo la mirada y el control del presidente. 

El estilo de estado, policial y militarista, en dónde los policías pueden ser “jueces de la calle” y los jueces actúan conforme al pánico que les pueda generar el poder Ejecutivo, representa una preocupación para los inversionistas.

Pese a que se ha criticado el nepotismo y la corrupción del pasado, en los últimos años se han presentado diversos casos de estas malas prácticas en el gobierno de Bukele. La respuesta ha sido atacar y desprestigiar a los medios y periodistas que enarbolan estas causas.

6.- ¿Intelectualidad o pragmatismo?: Nuevas Ideas no cuenta con un cuerpo de intelectuales o figuras que conecten con otras realidades teóricas o que participen en debates esenciales o especializados. Simplemente no se puede identificar a una persona que agregue valor, que proponga ideas o referencias teóricas, que permita tocar polo a tierra, que haga prospectiva, que genere debate de altura. No lo hay y al parecer no lo necesitan.

Sus principales voceros ideológicos no formalizados o propagandistas son: un expolítico de ultra derecha convertido en youtuber, con amplio pasado en el partido ARENA; un exguerrillero de filas operativas (ni si quiera de niveles de subcomandancia); y algunos pseudo intelectuales trasnochados, expulsados de universidades, que buscan protagonismo desde las redes sociales y/o publican columnas en Diario El Salvador.

El aparato de gobierno se ha alejado de la academia, la percibe como una amenaza; y no sólo eso, la ha insultado y acusado de ser parte de los sistemas políticos del pasado. El gobierno actual ha manipulado, a sabiendas de que varias universidades actuaban como “ejecutoras” de proyectos en colaboración con el Ministerio de Educación y recibían un pago por servicios específicos: PAES, alfabetización, libros de texto, modalidades flexibles, capacitación de docentes, etcétera. Pues esto se ha tergiversado y se ha pretendido proyectar que estas instituciones recibían dinero y eran cómplices de la corrupción. La evidencia está sobre la mesa.

En conclusión: ¿Cuál es la ideología de Nuevas Ideas? Podemos concluir que NO hay ideología, sino un culto al presidente Bukele. La forma de hacer gobierno es pragmática, ocurrente, ejecutiva, digital y sin planificación.

Se trata de un modelo centrado en los intereses e ideas unilaterales del Presidente, dónde no hay cabida para el debate, el diálogo, la crítica; en dónde se arrincona o aniquila a cualquier persona o institución que no esté dispuesta a alabar y aceptar las ideas que parten del gobierno.

Un modelo gubernamental sustentado en una poderosa maquinaria propagandística que se realiza a través de las redes sociales. Preocupada por la imagen y por las formas de percepción.

Cada día se producen más de cien videos en YouTube que promocionan e impulsan la imagen del presidente y que atacan y destruyen todos los obstáculos, con una alta tasa de eficiencia en función de reproducciones y vistas. Esta maquinaria digital va vertebrado todas las demás redes: Facebook, Twitter y sus granjas de troles, Instagram, TikTok. Detrás de la estrategia, se contratan creadores de contenido e influencers nacionales e internacionales que apuntalan la narrativa.

Nuevas Ideas es “lomográfico”, digital y de culto: Improvisación. Proximidad. Rapidez. Ejecución. Con la filosofía de no seguir ninguna regla, sólo disparar, ofrecer imágenes sorprendentes, paradigmas posmodernos vacíos, múltiples imágenes, climas, situaciones, secuencias, renders.

Nuevas Ideas es una marca, una creación, para admirase y venerarse a sí misma. Se trata de una manifestación de iniciados que tiene a Bukele como pináculo, sustentada en lealtad absoluta y fiducial, en dónde la negligencia se califica como impiedad.

Al fin y a al cabo ¿a quién le importa las ideologías? Como que hoy vale más el lenguaje digital, cautivar y atrapar ciudadanos distraídos, gente que busca proyectarse en realidades de las cuales carecen, indefensos que normalizan lo equivocado, perseguidores de superficialidades, pragmáticos del sin sentido y con necesidades. Las “Legiones…”, diría Umberto Eco.

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor.

*Óscar Picardo Joao (opicardo@asu.edu) es investigador y especialista en política educativa. Licenciado en Filosofía, con maestrías en Teología y Educación y Doctorado en Didáctica y Organización Escolar. Dirige el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Francisco Gavidia.

Related posts

El Salvador: ¿Hacia más autoritarismo con la reforma constitucional?

El Salvador: la mentira deseada

Régimen de Excepción, dos caras de la violencia