Economía

La Unión Europea inició acciones legales contra el Reino Unido por incumplir el tratado del Brexit

Es en respuesta a la decisión unilateral del gobierno británico de extender los controles fronterizos en Irlanda. Londres podría enfrentarse a sanciones comerciales del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea

La Unión Europea dijo el lunes que está iniciando acciones legales contra el Reino Unido,argumentando que no respeta las condiciones del acuerdo de retirada del Brexit y está violando el derecho internacional.

En una nota oficial, la Comisión Europea anunció que la primera medida es el envío de la carta formal que marca el inicio del proceso de infracción y la segunda un pedido formal al Reino Unido para que anule la decisión de extender de forma unilateral los controles fronterizos en Irlanda.

El bloque de 27 naciones se opone a que Gran Bretaña extienda unilateralmente un período de gracia más allá del 1 de abril que se aplica al comercio en la isla de Irlanda, donde la UE y el Reino Unido comparten una frontera terrestre y donde se estableció unsistema comercial especial como parte del acuerdo de divorcio Brexit.

El proceso legal podría llevar a que Gran Bretaña sea llevada ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y enfrente sanciones comerciales.

La decisión marca otro empeoramiento de las relaciones entre las dos partes desde que finalizó el período de transición el 1 de enero. Las disputas han variado desde peleas por vacunas hasta el pleno reconocimiento diplomático de la UE en Gran Bretaña y ahora nuevamente los términos del acuerdo de divorcio.

Gran Bretaña anunció la semana pasada que está retrasando la imposición de controles a algunos productos de la UE para dar a las empresas más tiempo para prepararse para las nuevas reglas posteriores al Brexit.

Y el 3 de marzo, el Reino Unido decidió extender unilateralmente un período de gracia hasta octubre para los controles de mercancías que se mueven entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

El primer ministro británico Boris Johnson (Paul Grover via REUTERS/archivo)El primer ministro británico Boris Johnson (Paul Grover via REUTERS/archivo)

Irlanda del Norte es parte del Reino Unido, pero siguió siendo parte del mercado único de bienes de la UE después del Brexit para evitar una frontera dura que podría revivir la violencia sectaria.

Eso significa que los productos que llegan de Gran Bretaña enfrentan las regulaciones de importación de la UE.

En septiembre del año pasado, el Reino Unido ya había molestado al bloque de 27 naciones cuando consideró una legislación que le habría dado al gobierno de Boris Johnson el poder de anular parte del acuerdo de retirada del Brexit relacionado con Irlanda del Norte.

Entonces, la UE ve la declaración del 3 de marzo del Reino Unido como una prueba de queReino Unido ha tratado de violar dos veces un acuerdo internacional.

La sensibilidad del estatus de Irlanda del Norte se subrayó este año cuando la UE amenazó con prohibir los envíos de vacunas contra el coronavirus a Irlanda del Norte como parte de las medidas para apuntalar el suministro del bloque. Eso habría trazado una frontera dura en la isla de Irlanda, exactamente el escenario para evitar el acuerdo Brexit.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, apuntó que el protocolo diseñado en el acuerdo para Irlanda busca “preservar la paz y la estabilidad” en esa isla, protegiendo el Acuerdo del Viernes Santo, firmado en 1998 para poner fin a la violencia.

“Decisiones unilaterales y violaciones a la legislación internacional por parte del Reino Unido hunden el propósito [del protocolo sobre Irlanda] y minan la confianza entre nosotros”, apuntó. El Reino Unido “debe implementarlo de forma apropiada si queremos alcanzar nuestros objetivos. Es por ello que hoy hemos iniciado acciones legales”, según Sefcovic.

Los períodos de gracia cubren áreas tales como suministros de supermercados y entregas de paquetes a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña y significa que los controles aún no se han aplicado en su totalidad.

El primero de los períodos de gracia debía expirar a fines de este mes, pero el Reino Unido se ha comprometido a extenderlos hasta octubre en una medida muy bien recibida por las empresas de Belfast.

En cambio, la irritación en Bruselas con la decisión unilateral británica hizo que los legisladores del Parlamento Europeo no fijaran todavía una fecha para discutir la ratificación del acuerdo sobre la relación posbrexit, que por ahora es aplicado de forma provisoria.

Con información de AP y AFP

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba