Ciencia

Hallan cien sarcófagos de 2.500 años

Cerca de El Cairo. Momias en perfecto estado de conservación.

Más de 100 sarcófagos egipcios antiguos, inviolados y sellados, que contienen momias bien conservadas, algunas acompañadas de lujosos ornamentos, han sido descubiertos en una necrópolis faraónica en la localidad de Saqqara, cerca de la pirámide de Djoser, al sur de El Cairo.

Así lo anunció la superintendencia arqueológica egipcia, que también habla del descubrimiento de 40 estatuas doradas.

Los hallazgos están enterrados, tienen más de 2.500 años y se remontan al período de las dinastías desde el siglo VI hasta el siglo IV a.C. y hasta la dinastía Ptolomeo (siglos IV-I a.C.).

Los arqueólogos, dijeron las autoridades en El Cairo, citado por medios internacionales, han abierto hasta ahora uno de los sarcófagos, encontrando la momia en su interior bien conservada, todavía envuelta en vendajes. La sometieron a rayos X y comprobaron un perfecto estado de conservación.

El sitio de Saqqara es parte de la necrópolis de la antigua capital del primer reino egipcio, Memphis, que también incluye las pirámides de Giza en Abu Sir y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la década de 1970.

«Saqqara aún no nos ha revelado la mayor parte de su contenido», dijo el ministro de Turismo y Antigüedades de Egipto, Khaled El-Anany, en una conferencia de prensa.

«Se trata de un enorme tesoro. Las excavaciones están en curso y cada vez que descubrimos el compartimento de una tumba, también encontramos la entrada a otra», explicó El-Anany, y agregó que, cuando hayan sido examinados, los hallazgos encontrarán su lugar en el Gran Museo de la El Cairo.

Casi una treintena de los 59 sarcófagos descubiertos en octubre yacían ante la muchedumbre, cubiertos con una tela, tras permanecer más de 2.500 años bajo las arenas del Bubasteum, el área del sitio arqueológico de Sakkara dedicado a la diosa gata Bastet, la garante del amor, la armonía y la protección.

La meseta de Sakkara tiene al menos 11 pirámides, incluida la Pirámide Escalonada, así como centenares de tumbas de autoridades de la antigüedad y otros sitios que van de la Primera Dinastía (2920-2770 antes de Cristo) hasta el periodo copto (395-642).

Los cofres, que siglos después todavía mantienen el color, pertenecen al Periodo tardío y, en concreto, a la dinastía XXVI (664-525 a.C), la última antes de la conquista persa, dijo a los periodistas el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri.

Estudios iniciales muestran que los ataúdes decorados fueron fabricados para sacerdotes, altos funcionarios y personas de la élite del Periodo Faraónico Tardío.

En el lugar también fueron descubiertas 28 estatuas del dios Ptah Sokar, protector de los muertos y patrón de los herreros, y que habitualmente se asocia con Osiris por su apariencia de halcón.

Además, los expertos hallaron una estatuilla de bronce de 35 centímetros bellamente tallada del dios Nefertum con incrustaciones de piedras preciosas. El nombre de su propietario, el sacerdote Badi-Amun, está escrito en su base.

Las excavaciones de esta misión egipcia en la necrópolis de Sakkara empezaron en abril de 2018, cuando se descubrieron decenas de animales momificados, siendo los más destacados los escarabajos y los cachorros de león por su rareza.

Con información de ANSA

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba