Opinión

La piñata de la autarquía…

Por Óscar Picardo Joao

Colgaron la piñata, le dieron el palo al presidente, pero, se quitó la venda de los ojos y comenzó a dar de palos… Ya nos había advertido que tuviéramos a manos las palomitas porque el show iba a estar de película, y así fue, pero fue de terror…

Lo más vergonzoso fue el final: tres periodistas de canales 12, 21 y TCS con preguntas arregladas para la estocada final; para cada pregunta había videos y documentos preparados, ¿nos ven la cara?

Nunca se ha visto un Embajador hacer una apología y presentar a un funcionario público, fue épico, delirante y vergonzoso… Jamás imaginamos que la principal representación diplomática en Washington estuviera en manos de una persona cuyas principales credenciales han sido ser Miss de un concurso de belleza y dirigir un “Talk Show”; entendemos que Donald Trump dirigía The Apprentice y era propietario de Miss Universo (Endeavor Group Holdings), pero al menos se graduó de Wharton School

¿Qué más sucedió?:

Intentó humillar al Padre Tojeira y a Carlos Dada; insultó a sus anchas a los Diputados; llamó corruptos a los doscientos Alcaldes que participaron en la marcha por el FODES; defendió los “Planes Secretos Militares” y él mismo desclasificó archivos militares; utilizó de modo contextualizado declaraciones de un ex presidente del BCR; cuestionó a la Sala de lo Constitucional; insistió que la familia Simán está detrás de todo lo malo que sucede en el país; minimizó las cartas de los Congresistas que criticaron el deterioro de la democracia en El Salvador y explicó que son parte de 3%; arremetió y ridiculizó a los medios que hacen investigación periodística bajo el financiamiento de Open Society Foundation –George Soros-; definió que todas las pruebas que presentan los medios son falsas; realizó oráculos jurídicos; y como siempre echó mano de un “tonto útil” para catapultar sus verdades… No dejó títere con cabeza… 

Pero lo anterior son asuntos triviales, lo más importante y grave es que a partir del 24 de septiembre, la verdad, los hechos y la justicia, son definidos e interpretados por el Presidente y no por la evidencia ni por los procesos científicos. Definitivamente, así se construye poco a poco un gobierno autárquico…

Creo que todo lo tratado por el Presidente en la Cadena Nacional se podría resolver de modo razonable y civilizado a través del diálogo democrático, pero el Presidente está optando por un modelo autárquico. La autarquía es sinónimo de “autosuficiencia”, creer que no necesitamos de nadie, es un concepto casi utópico, y una democracia es necesaria la convivencia y la administración de los disensos. 

El Presidente sigue construyendo su peligrosa “soledad política”, mala consejera, que suele terminar en modelos de autodeterminación, autoritarios, autárquicos o totalitarios, por dos razones: La gente que le rodea, por temor, le dice lo que él quiere escuchar y segundo, terminan viéndose en su único espejo, sin valorar otros puntos de vista disidentes y necesarios para gobernar. 

El Presidente ya debería saber y haberse dado cuenta que “siempre”, la prensa seria, es aguda e incómoda con el gobierno de turno; en efecto, por la experiencia de corrupción del pasado y del presente, y por la falta de confianza de los organismos de control fiscal, le toca a la prensa investigar y descubrir los hechos de malversación de fondos; y por el momento, hay bastante evidencia que las cosas no han cambiado. Los targets cambian, no es dedicatoria o una campaña, es la posición política del momento por la conducta indeseable que desprecia todo.

En fin, parece que este antagonismo seguirá y le ha funcionado al Presidente; la gente se identifica con este paladín de la verdad y la justicia postmoderno, y por el momento no hay nadie que se le ponga a la par y tenga la capacidad de rebatir sus posiciones políticas. En síntesis, la oferta política del Presidente es la venganza de todos los males partidarios del pasado y eso ha calado bien.Por lo anterior insisto que “las cartas están echadas” y por unos cuantos años, hasta que se agote el modelo por desgaste o por default económico o hasta que se construya una oposición creíble, digital y ética; por el momento la gente le cree y el 90% existe y es real. This is it…

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Botón volver arriba