Internacionales

Mientras avanza el impeachment, Donald Trump se desquita en Twitter

El impeachment enciende a Donald Trump en Twitter. Mientras los demócratas pedían su destitución en el Senado y lo acusaban de «hacer trampa» para ser reelegido al presentar su duro alegato en el juicio político, el presidente marcaba un récord desde su teléfono: envió, anteayer, 142 mensajes en Twitter, incluidos retuits, la cifra más alta de su presidencia. La marca anterior era del 19 de diciembre, un día después de que los demócratas aprobaran el impeachment en la Cámara baja del Congreso.

El récord de Trump en Twitter reafirmó una vez más el rol central que ha tenido esa red social en su presidencia y en su estrategia de comunicación, basada en un contacto directo, sin filtros ni intermediarios, con sus 71,5 millones de seguidores y con quien quiera saber qué pasa por la mente del mandatario.

La mayoría de los mensajes que despachó durante el segundo día de su juicio político -muchos desde el avión presidencial durante su viaje de regreso a Washington desde el Foro Económico de Davos, en Suiza- fueron retuits de senadores y congresistas republicanos que volcaron su férreo apoyo al presidente en la red.

Algunos mensajes contenían segmentos de entrevistas a Trump, propagandas de campaña o críticas directas a los demócratas y a Adam Schiff, el congresista que comandó la investigación del impeachment y lidera la presentación de la oposición en el juicio del Senado.

«¡Cuanto más sepamos de Adam Schiff más se unificará el Partido Republicano contra esta farsa partidista!», tuiteó el senador Rand Paul. «¡Cierto!», retuiteó Trump.

Entre los mensajes del presidente hubo un anuncio: Trump anticipó que planea concurrir a una manifestación en contra del aborto legal que se realizará hoy en Washington. La marcha, que se repite todos los años desde hace 47 años, nunca contó con la presencia de un mandatario, una nueva señal de Trump a sus seguidores en el año electoral.

Trump continuó ayer con sus ataques contra los demócratas en la red social. Y en el Congreso los demócratas continuaron con su alegato contra el presidente por el escándalo Ucraniagate. El segundo día completo del juicio político estuvo abocado a la explicación del primer cargo del impeachment: abuso de poder de la presidencia. Schiff y Jerrold Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara baja, se turnaron en el podio para explicar los motivos detrás de la acusación.

«Los cargos del impeachment contra el presidente Trump se encuentran entre los más serios que se han presentado contra un presidente», graficó Nadler.

Nadler respondió además a uno de los argumentos centrales de la defensa de Trump: que el presidente no cometió ningún delito. Nadler dijo que no es necesario que haya un delito para llevar a un mandatario a un impeachment y basta con que haya habido un abuso de poder. Para reforzar su argumento, Nadler citó a uno de los senadores republicanos y aliados de Trump, Lindsey Graham, que fue uno de los congresistas que trabajaron en el impeachment contra Bill Clinton, en 1999, y ofreció en ese entonces el mismo razonamiento.

Una vez terminada la presentación de la oposición, llegará el turno de los abogados de Trump, quienes ofrecerán la defensa oficial.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario