Nacionales

Fiscal fue torturada para obligarla a mentir en caso corruptela

Una de los cuatro fiscales y dos empleados de la Fiscalía General de la República (FGR) que están siendo procesados en el caso corruptela y que este miércoles enfrentaron su audiencia inicial, reiteró que, en efecto, ella y sus compañeros mintieron al declarar en sede fiscal sobre hechos que no les constaba y sobre los cuales el exfiscal Douglas Meléndez “montó” el caso corruptela.

La fiscal, junto a tres de sus compañeros y dos empleados administrativos de la FGR renunciaron a ser testigos criteriados y denunciaron ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), así como en el Juzgado 7o de Paz de San Salvador, que fueron amenazados y torturados por un grupo de fiscales bajo las ordenes de Douglas Meléndez, para mentir sobre hechos que no les constaba y sobre los cuales fue “montado” el caso corruptela.

En su relato a a la empresa de televisión MEGAVISIÓN, la fiscal asegura que fue amenazada y torturada por órdenes del exfiscal general de la República, Douglas Meléndez, y por el ex jefe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), Jorge Cortez, para obligarla a aceptar el criterio de oportunidad para declarar situaciones que no le constaban en dicho caso.

“Tres fiscales sin ningún tipo de acompañamiento de mi defensor, sin advertencia de qué iba a hacer, me tuvieron encerrada en una salita de audiencias, (de la fiscalía) presionandome, diciendome que ellos estaban listos ya para proceder contra mi libertad”, relató la fiscal.

“Me estaban presionando para que tocara puntos que yo desconocía por completo y que no podía rendir declaración al respecto de estos puntos”, prosiguió su denuncia la fiscal rompiendo el silencio sobre los vejámenes que recibió por orden de Douglas Meléndez para que aceptara el criterio de oportunidd que le ofrecían.

“Fui coaccionada diciendome que me iban a detener si yo no colaboraba con ellos con la calidad de testigo. Y les dije que podía rendir mi entrevista como testigo porque yo en ningún momento tenía un cargo de decisión. Mi posición en la Fiscalía era de nivel operativo”, añadió la hoy indiciada describiendo las amenazas que le habrían realizado durante los interrogatorios.

La fiscal sostuvo que en una de las constantes jornadas de interrogatorios fue llevaba a una bodega de limpieza, fue llevada a un pequeño cuarto dentro de las instalaciones de la FGR y retenida ahí durante más de diez horas, resaltando que dicho cuarto estaba impregnado de insecticida debido a una fumigación reciente y que esto afectaba su respiración.

“Yo llegué a ese cuartito como a las diez y media de la mañana, y nos han despachado como a las ocho y media de la noche; estuve allí ¿cuánto serán 10 horas más o menos?”, detalló. La fiscal advirtió que incluso se puso en riesgo su vida, “estaba todavía la bruma de un ambiente de un edificio fumigado. No sé si había sido fumigado el día anterior o durante la noche, las horas tempranas de la mañana de ese día, pero sí la presencia del humo era muy densa todavía”, expuso remarcando el riesgo para su salud. 

Por su parte, el abogado de los fiscales que hoy tienen calidad de imputados en el caso “Corruptela” subrayó que todos los vejámenes a los que fueron sometidos sus representados ocurrieron con el conocimiento del exfiscal Douglas Meléndez, y de Jorge Cortés, por lo tanto considera que no están libres de responsabilidad.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario