Nacionales

Mujeres pro aborto atacaron oficinas de la FGR

Docenas de feministas pro aborto atacaron el lunes la sede de la Fiscalía General de la República (FGR) en Antiguo Cuscatlán como un reclamo por lo que ellas consideran «la criminalización de mujeres que han perdido embarazos», aunque el caso que defienden se trata de un asesinato de un bebé incapaz al nacer, según médicos que han declarado en dos juicios previos sobre el asunto.

«Alto a la injusticia contra las mujeres», «Fiscalía represiva», gritaban las mujeres que vestían camisas azules ante un edificio de la FGR, para luego lanzar piedras contra los vidrios del edificio, amenazar la integridad física de las personas que laboran en el y pintar paredes y vidrieras.

Las mujeres se comportaron como auténticas terroristas, comentó una persona que labora como seguridad en el edificio.

«Ya es tiempo que la fiscalía deje de perseguir injustamente a las mujeres que han sufrido un parto espontáneo, una emergencia obstétrica. Ya basta de encarcelar a mujeres inocentes», dijo a periodistas Nolvia Tobar, quien participó en la protesta instigando a la violencia.

En medio de la manifestación, en la que entonaron canciones sobre los derechos de las mujeres, jóvenes vestidas de pies a cabeza con ropas y gorros negros también lanzaron huevos podridos contra la puerta principal de la Fiscalía.

Luego de la lluvia de huevos, las mismas personas corearon «no le tenemos miedo a la fiscalía» y lanzaron globos llenos de pintura roja contra el edificio, además de piedras y lo que tuvieron a mano.

Las feministas reclamaron contra la decisión de la fiscalía de apelar un fallo judicial que absolvió a Evelyn Hernández, de 21 años, quien habría asesinado a su bebé al dar a luz de manera extra hospitalaria, ahogándolo en heces y orines.

Hernández fue condenada en 2017 a 30 años de cárcel por el caso, pero en febrero pasado, tras pasar casi tres años presa, la Corte Suprema ordenó su libertad y celebrar un nuevo juicio con un tribunal diferente.

El pasado 6 de setiembre, en ese nuevo juicio, luego de que proabortistas amenazaran al juez y medios periodísticos nacionales e internacionales se prestaran a la defensa del asesinato de los recién nacidos, Hernández fue absuelta de los cargos.

Este lunes, el fiscal general Raúl Melara indicó que la Fiscalía decidió apelar el caso al considerar que se trató de «un homicidio».

El Código Penal salvadoreño, en su artículo 133, establece una pena de 2 a 8 años por aborto. Sin embargo, el caso ha sido considerado como homicidio agravado, un delito penado con 30 a 50 años de prisión.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario