Salud

El uso de cigarrillos electrónicos podría afectar la fertilidad y dañar el embarazo

El uso de cigarrillos electrónicos –una práctica conocida como ‘vaping’ por la inhalación de los vapores, usualmente imbuidos de nicotina, que generan esos dispositivos– es popular y controversial y tiene un mercado de grandes proporciones y en auge.

Los fabricantes y sus promotores lo mercadean como una alternativa al tabaquismo (es decir al fumar) que no implica los riesgos inherentes a ello (cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias y demás), pero sus críticos consideran que los cigarrillos electrónicos no están exentos de riesgos, son poderosamente adictivos e, incluso, tienen efectos que resultan ominosos.

Un reciente estudio de la Universidad de Carolina del Norte, por ejemplo, halló que la nicotina y otras sustancias presentes en los cigarrillos electrónicos dificultan que, en mujeres embarazadas, los embriones se implanten en el útero, lo que resulta en problemas de infertilidad. De acuerdo a un reporte de Vice al respecto, la práctica del vaping durante el embarazo podría ser un factor que desate anormalidades en los bebés.

Otras investigaciones recientes han vinculado al vaping, por ejemplo, con alteraciones cardiovasculares (las arterias se modifican con la inhalación de esos vapores, incluso si no tienen nicotina) y el uso de cigarrillos electrónicos con aceites de THC (el compuesto activo de la marihuana) habría devenido en algunos casos en graves enfermedades pulmonares en algunas personas.

En el caso de la relación entre el vaping y la fertilidad, la investigación de la Universidad de Carolina del Norte determinó que tras exponer a ratones al vapor de cigarrillos electrónicos durante varios meses, sus capacidades reproductivas se mermaban sustantivamente. Y en los seres humanos esas afectaciones podrían, incluso, ser de gran proporción, se indica.

Esto resulta especialmente relevante porque el uso de cigarrillos electrónicos ha sido impulsado como un sustitutivo del cigarrillo convencional en mujeres embarazadas, bajo la premisa de que mientras el tabaquismo está claramente identificado con riesgos para la salud y el embarazo, el vaping sería una alternativa mucho más segura.

Los estudios recientes al respecto han puesto en duda esa noción, al identificar grandes riesgos potenciales. Y los varones también pueden ser afectados por el vaping: estudios en ratones realizados en Italia han mostrado una relación entre el uso de cigarrillos electrónicos y disfunción de los testículos.

La nicotina, sea inhalada vía vaping, fumando o por otras modalidades, sería nociva para el embarazo y el desarrollo fetal. (Reuters)

La nicotina en sí, afirman los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, sería nociva para el embarazo y el feto sin importar el modo como es introducida al organismo (sea fumando, vía vaping u otras modalidades) y eso podría también estar asociado a sustancias como el propilenglicol o la glicerina vegetal que son componentes base de los líquidos que son vaporizados por los cigarrillos electrónicos.

Más investigación es necesaria para identificar los efectos e implicaciones del vaping en la salud. Lo cierto es que no son inocuos y que aunque puedan implicar riesgos menores que el tabaquismo en algunos sentidos, podrían tener otros aspectos muy problemáticos que han de recibir atención y regulación.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario