Internacionales

Irán prometió una «respuesta aplastante» si se le ordena actuar a portaaviones estadounidense que llegó al Golfo Pérsico

El USS Lincoln se encuentra frente al Estrecho de Ormuz, cuyo cruce podría ser inminente. En respuesta a estos reportes, el Jefe del Estado Mayor iraní aseguró que vigila sus movimientos y que sus fuerzas están en "alerta máxima"

El portaaviones estadounidense de propulsión nuclear USS Abraham Lincoln arribó al Estrecho de Ormuz y se encuentra a las puertas del Golfo Pérsico, según reportaron este jueves dos medios especializados en Defensa, casi tres semanas después de que su despliegue fuera anunciado por Washington en medio de las tensiones con el régimen iraní.

Por su parte el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, Mohamad Baqeri, aseguró este mismo jueves que el ejército de su país vigila estos movimientos militares estadounidenses en el Golfo Pérsico y está preparado para dar «una respuesta aplastante» en caso necesario.

«Los enemigos deben saber que el Ejército iraní vigilará en todo momento sus conspiraciones y aventuras, especialmente las de la administración de Estados Unidos», dijo el jefe del Estado Mayor en un discurso, recogido por la agencia oficial IRNA.

El USS Abraham Lincoln se encontraba en el Mar Mediterráneo a comienzos de mayo, cuando John Boltom, asesor en seguridad nacional del presidente Donald Trump, anunció que el buque sería enviado al Golfo Pérsico en medio de las escalada de tensiones con Irán y como «mensaje claro e inequívoco». También se desplegaron bombarderos B-52 y numerosos otros buques.

Tras cruzar el Canal de Suez, atravesar el Mar Rojo y navegar por el Mar Arábigo frente a las costas de Yemen, el portaaviones ha sido ubicado este jueves en el norte del Mar Arábigio y en las cercanías del Golfo de Omán, justo frente al Estrecho de Ormuz, puerta de entrada al Golfo Pérsico que Irán ha amenazado con cerrar, por la consultora en Geopolítica Stratfor. El miércoles lo mismo había reportado el portal especializado en Defensa Southfront.

El Abraham Lincoln está acompañado por el buque de asalto anfibio USS Kearsarge, cuya ubicación dentro del Golfo de Omán fue también reportada por Stratfor.

El portaaviones USS Abraham Lincoln (CVN-72) y el buque de asalto anfibio USS Kearsarge (LHD3), al 23 de mayo (Stratfor)

Ante estos reportes, Baqeri instó a los iraníes a movilizarse con las Fuerzas Armadas y a estar en «alerta máxima» para poder «contrarrestar la arrogante y faraónica amenaza de Estados Unidos».

Según ha dicho Bolton, los recientes despliegues de fuerzas estadounidenses responden a una potencial amenaza de ataques de Irán contra sus tropas en la región o sus intereses, aunque hasta el momento no se han develado esos indicios.

Sobre esta actual presión de Estados Unidos, Baqeri señaló que es «una guerra ilusoria y psicológica» que pretende intimidar a la nación iraní.

El presidente iraní Hassan Rouhani observa un desfile militar

Pese a estas palabras, advirtió que en caso de que los enemigos se atrevan a actuar contra Irán, recibirán «una respuesta dura, aplastante y devastadora».

La tensión ha ido en aumento aunque ambos países han dicho no buscar una guerra, pero la posibilidad de un conflicto ha hecho saltar las alarmas entre la comunidad internacional.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado por un lado con que en caso de conflicto sería «el fin oficial» de Irán y, por otro, se ha mostrado abierto a negociaciones, una opción descartada tajantemente por las autoridades iraníes.

Ali Khamenei, líder supremo de la República Islámica de Irán

La escalada de tensiones entre ambos países comenzó a mediados de 2018, luego de que Washington se retirara del acuerdo nuclear firmado en 2015 con Teherán y restableciera las sanciones económicas contra el país.

Irán, que por el momento ha mantenido sus compromisos en el marco del pacto ya que China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido continúan como firmantes, ha aumentado su beligerancia a medida que la presión económica aumenta.

El martes Turquía, aliado de Estados Unidos en la OTAN pero que también ha visto un deterioro de sus relaciones con Washington, anunció que suspendía sus compras de petróleo iraní para «respetar» las sanciones estadounidenses, pese a «no estar de acuerdo».

El USS Abraham Lincoln se reabastece en el medio del mar

Ocho países, entre ellos Turquía, pero también China, India y Japón, tuvieron inicialmente una exención para continuar importando crudo iraní, pero eso terminó el 2 de mayo y no fue renovado.

Mientras tanto, la acumulación de fuerzas estadounidenses en Medio Oriente continúa y se espera que la presencia futura del USS Abraham Lincoln en el Golfo Pérsico avive la escalada en la región.

Este buque propulsado por dos reactores nucleares tiene un desplazamiento cercano a las 100.000 toneladas, una tripulación de 6.000 hombres y cuenta con más de 60 aviones de guerra. Entró en servicio en 1989 y es uno de los símbolos más claros del poder militar estadounidense, con capacidad para liberar un inmenso poder de fuego.

Con información de EFE y AFP

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario