Internacionales

Negociación secreta en Noruega intenta encontrar una salida a la crisis venezolana

Participan dos representantes por parte del régimen chavista y otros dos por la oposición.

Una negociación secreta para encontrarle una salida política a la crisis venezolana se está llevando a cabo en Oslo, Noruega, según revelaron medios venezolanos y confirmaron fuentes en Caracas.

De la reunión participan dos funcionarios en representación de Nicolás Maduro y dos en nombre de la oposición. En nombre del régimen chavista, están el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez. Por la oposición, se afirma que están en la capital noruega el el vicepresidente del Parlamento, Stalin González, el ex ministro del Gobierno de Carlos Andrés Pérez, Fernando Martínez Mottola, y el ex diputado Gerardo Blyde, según confirmación del presidente interino Juan Guaidó.

La negociación contaría con el aval del líder de Voluntad Popular Leopoldo López, el mismo partido al que pertenece Guaidó.

Guaidó adelantó, además, que esta tarde mantendrá una reunión con el Grupo de Contacto. Este miércoles, Antonio Ecarri, representante del presidente interino en España, subrayó que la intención del líder opositor es alinear al Grupo Internacional de Contacto (GIC), conformado por países de América Latina y la Unión Europea, con el Grupo de Lima y la Organización de Estados Americanos (OEA).

El próximo lunes, según confió el propio Guaidó, se desarrollará la reunión con el Comando Sur de Estados Unidos.

Noruega tuvo una participación importante en los diálogos de La Habana que culminaron con el histórico acuerdo de paz del Gobierno colombiano con las FARC. Por eso, hay quienes albergan en Caracas alguna expectativa, a pesar de la gran cantidad de instancias similares de diálogo entre el chavismo y la oposición que fracasaron en los últimos años y solo sirvieron para darle más tiempo al régimen de aferrarse al poder.

La crisis venezolana escaló otro peldaño desde el pasado 10 de enero, cuando Maduro decidió comenzar un nuevo mandato sostenido en los resultados electorales de los comicios del 20 de mayo de 2018, en los que estuvieron proscritos los principales partidos y candidatos opositores.

Aquella elección y el nuevo mandato de Maduro fueron declarados ilegítimos por la oposición. El 23 de enero, la Asamblea Nacional proclamó a su presidente, Juan Guaidó, como mandatario interino hasta que pueda organizar elecciones democráticas en el país. La mayoría de los países de América y Europa, entre otros, reconocen la autoridad de Guaidó y piden el cese de la usurpación de Maduro. Pero el régimen, a pesar del hambre y el éxodo masivo de venezolanos, todavía resiste.

EEUU pide colaboración al Caribe

En medio de la creciente presión contra la dictadura venezolana, el Gobierno norteamericano instó este jueves a 14 naciones del Caribe a romper el “silencio” ante la crisis en Venezuela y anunció que pronto enviará a la región el buque de asistencia humanitaria USNS Comfort para ayudar a esos países a atender a los migrantes venezolanos.

La secretaria adjunta de Estado de EEUU para Latinoamérica, Kimberly Breier, hizo esas declaraciones en la sesión inaugural del octavo diálogo con el Caribe en seguridad, que se celebra hoy en el Departamento de Estado: “Queremos ayudarlos a responder al incremento de la llegada de inmigrantes y al impacto que tiene en sus comunidades. Queremos ofrecerles asistencia. No podemos permanecer en silencio ante la crisis humanitaria en Venezuela”.

La funcionaria estadounidense instó a algunos de los países caribeños a unirse a la “masa crítica en Latinoamérica que ha elegido apoyar al pueblo venezolano y al líder que han elegido a través de su Constitución”, en referencia a Juan Guaidó.

A la cita acudieron el canciller de Granada y encargado de seguridad en la Comunidad del Caribe (Caricom), Winston Garraway; el canciller dominicano, Miguel Vargas; los titulares de Justicia de Dominica, Suriname, Barbados; así como los jefes del Ministerio de Seguridad en Belice y Trinidad y Tobago. También asistieron los embajadores o representantes permanentes de Antigua y Barbuda, Guyana, San Vicente y las Granadinas, Haití, San Cristóbal y Nieves, Jamaica y Bahamas.

Todos los representantes de las naciones caribeñas intervinieron en la sesión inaugural, pero el único que aludió a Venezuela fue el ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Stuart Young.

El 30 de abril, una rebelión militar logró la liberación de Leopoldo López de su prisión domiciliaria e intentó, sin suerte, tomar la base militar de La Carlota. Maduro logró sofocar el alzamiento e inició una purga interna. Pero las fisuras al interior de la Fuerza Armada -último sostén del régimen- parecen cada vez más ostensible.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario