Reportajes

Al menos 15 oficiales de la PNC piden refugio a la ONU por miedo a la MS13

Varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) están huyendo de la pandilla a la que tenían la tarea de eliminar.

Fueron financiados por los Estados Unidos y entrenados por agentes del FBI, pero miembros de la policía salvadoreña han sido asesinados por docenas en los últimos tres años, la mayoría en ataques de los que investigadores y expertos culpan de MS-13. Al menos nueve oficiales fueron asesinados en el primer mes de este año.

Ahora, varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) están huyendo de la pandilla a la que tenían la tarea de eliminar.

No hay una lista ni en El Salvador ni en los Estados Unidos de los oficiales de la policía salvadoreña que han huido del país. Sin embargo, The Washington Post identificó a 15 oficiales en proceso de ser reubicados como refugiados por las Naciones Unidasy seis oficiales que han recibido recientemente asilo o han programado audiencias de asilo en los tribunales de inmigración de los Estados Unidos. En los grupos de WhatsApp, los oficiales de policía comenzaron a discutir la posibilidad de una caravana de migrantes compuesta en su totalidad por la policía salvadoreña:una caravana de policías, como la llaman los oficiales.

El éxodo de agentes de la PNC señala cómo las fuerzas de seguridad del país no han logrado romper el dominio de la delincuencia organizada. También muestra que entre los que buscan refugio en EEUU durante la administración de Trump, se encuentran algunos de los socios de seguridad más cercanos de los Estados Unidos.

“Estas se encuentran entre las personas más vulnerables de El Salvador”, dijo Julio Buendía, director de migración de Cáritas El Salvador, una organización sin fines de lucro que trabaja con los Estados Unidos y las Naciones Unidas en el reasentamiento de refugiados.

Un hombre con un tatuaje MS-13 es detenido por las fuerzas de seguridad salvadoreñas durante una operación en San Salvador en enero (Marvin Recinos / AFP / Getty Images)
Un hombre con un tatuaje MS-13 fue detenido por las fuerzas de seguridad durante una operación en San Salvador en enero.

Estados Unidos ha reforzado a la policía salvadoreña, parte de una estrategia regional destinada a estabilizar a los países más violentos de América Central y reducir la migración. El Departamento de Estado gastó al menos$48 millones para capacitar a la policía en El Salvador, Guatemala y Honduras desde 2014 hasta 2017,según la Oficina de Responsabilidad del Gobierno.

El departamento abrió una academia de capacitación para la aplicación de la ley en San Salvador, donde 855 oficiales salvadoreños fueron capacitados por el FBIy otras agencias de aplicación de la ley estadounidenses en esos cuatro años.

El gobierno salvadoreño, con el apoyo del gobierno de EEUU, ha logrado importantes avances en el área de seguridad, incluidas las reducciones de homicidios y todas las demás categorías de delitos violentos”, dijo el Departamento de Estado en una declaración emitida en respuesta a una investigación de The Post.

Al citar “razones de privacidad”,el departamento no comentó si estaba recibiendo solicitudes de asilo o refugio de parte de los oficiales de la policía salvadoreña.

Según algunas medidas, los esfuerzos de seguridad respaldados por los Estados Unidos parecían estar dando resultados.En 2018, la tasa de homicidios de El Salvador era de 50,3 por cada 100.000 habitantes. Aún estaba entre las más altas del mundo, pero bajó de 60.8 por 100,000 en 2017 y 81 por 100,000 en 2016.

La MS-13 nació en Los Ángeles a fines de la década de 1980 y se expandió a medida que más salvadoreños llegaron a los Estados Unidosdespués de huir de la guerra civil del país. El grupo se dividió,Barrio 18se convirtió en el principal rival, y ambos grupos crecieron en las cárceles estadounidenses antes de llegar a El Salvador a través de deportaciones en masa. Entre 2001 y 2010, los Estados Unidos deportaron a 40,429 ex convictos a El Salvador, según el Departamento de Seguridad Nacional. El gobierno norteamericano no avisó al salvadoreño la clase de delincuentes que enviaban al país centroamericano.

El gobierno de El Salvador adoptó una respuesta de “puño de hierro”a las pandillas, incluidas más operaciones policiales. Cuando ese enfoque fracasó, intentó forjar una tregua con las pandillas en 2014. El pacto se desintegró rápidamente y fue seguido por otro aumento de la violencia. Fue entonces cuando las pandillas comenzaron a transmitir explícitamente sus amenazas contra los agentes de policía.

“Si matas a un ‘cerdo’ o a un oficial de policía, eres más respetado en estas pandillas. Esa es la política: usar la muerte como moneda de cambio “, dijo Héctor Silva Ávalos, periodista e investigador que ha escrito un libro sobre la policía salvadoreña y ha servido como testigo experto en varias audiencias de asilo para exoficiales de policía en los Estados Unidos.

Con salarios de $ 300 a $ 400 por mes, los oficiales de policía de bajo nivel que conforman la mayoría de la fuerzaa menudo no tienen más remedio que vivir en vecindarios vulnerables a las pandillas. Y así, en la gran mayoría de los casos, los oficiales de policía son asesinados cuando están fuera del trabajo o están de licencia.

En agosto, Manuel de Jesús Mira Díaz fue asesinado mientras compraba materiales de construcción. En julio, Juan de Jesús Morales Alvarado fue asesinado mientras caminaba con su hijo de 7 años de camino a la escuela.En noviembre, Barrera Mayén fue asesinada después de tomarse una licencia para pasar tiempo en casa con su familia.

La policía investigó varios de los asesinatos desde 2014 y encontró a miembros de las principales pandillas responsables.

“Tienen más control que nosotros. Cuando vamos a casa, estamos en vecindarios donde hay una policía con 100 pandilleros. Somos víctimas fáciles “, dijo un oficial de la unidad antipandilla del país, quien, luego de ser amenazado por MS-13 en su casa, está esperando el estatus de refugiado de las Naciones Unidas. Habló bajo la condición de anonimato por temor a su seguridad.

Los sospechosos son detenidos por la policía en un barrio de San Salvador dominado por la MS-13.(Marvin Recinos / AFP / Getty Images)
Sospechosos detenidos por la policía en un barrio de San Salvador dominado por la MS-13.

Para complicar su respuesta a las amenazas, a la policía salvadoreña tampoco se le permite legalmente llevar sus armas a casa con ellos.

“Lo traigo a casa de todos modos. Duermo con eso en mi cintura “, dijo una oficial, que está esperando el estatus de refugiada de las Naciones Unidas y habló bajo condición de anonimato por temor a su seguridad. “Mi esposo y yo nos turnamos para dormir. Sabemos que van a venir por nosotros “.

Muchas unidades de la policía salvadoreña tienen prohibido usar pasamontañas para ocultar sus identidades. En las unidades contra pandillas, a los oficiales se les permite usar esas máscaras durante las operaciones, pero a menudo se les pide que testifiquen en el tribunal, donde deben mostrar sus rostros e identificarse por su nombre mientras los miembros de las pandillas observan.

En respuesta a los ataques contra los oficiales de policía este año, el jefe de la PNC, Howard Cotto, introdujo una política: para su propia protección, a los agentes no se les permitió regresar a sus hogares. El jefe de policía rechazó múltiples solicitudes de entrevista del Washington Post.

Muchos oficiales, sintiéndose desprotegidos por su propia fuerza, han dicho que su única opción es abandonar el país.

Las organizaciones que trabajan con las Naciones Unidas para reasentar a los refugiados salvadoreños en los Estados Unidos dicen que han encontrado que más y más agentes de policía llegan sin previo aviso a sus oficinas.Además de los 21 solicitantes de asilo y refugiados identificados por The Post, varios otros han llegado recientemente a España y México, según informes de prensa, que solicitan visas humanitarias u otras formas de protección. Los abogados de los oficiales de policía y muchos oficiales dicen que muchos más oficiales se están preparando para huir.

Uno de los casos que Buendía, el director de migración de Cáritas, refirió al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados es un oficial que sobrevivió a dos ataques mientras estaba fuera de servicio. Primero, le dispararon ocho veces por presuntos miembros de pandillas; luego, dos años después, le dispararon cuatro veces. El oficial rogó por protección de su comandante.

Buendía incluyó una carta del comandante en la solicitud de refugiado del oficial. “No hay nada que podamos hacer por usted”, escribió el comandante. “Necesitas protegerte”.

Un portavoz de la policía se negó a comentar sobre la carta.

En un caso, en relación con un oficial de policía que ahora solicita asilo en los tribunales de inmigración de EE. UU., Los pandilleros amenazaron con secuestrar al hijo del oficial en una escuela primaria en la zona rural de El Salvador.

“Eso no es lo que estos chicos se inscribieron. Una cosa es que te disparen en el trabajo. Otra cosa es que su familia sea un objetivo mientras está fuera de servicio “, dijo Emily Smith, la abogada que representa al oficial.

Los abogados, como Smith, que representan a los oficiales, suelen tratar de explicar a los jueces de inmigración que, como ex policías, sus clientes serían perseguidos si se los obligara a regresar a El Salvador.Pero los abogados también están al tanto de cómo se puede aplicar la ley de asilo de los Estados Unidos y de que es poco probable que los tribunales otorguen asilo a todos los ex oficiales.

“Lo que decidimos hacer es concentrarnos en las amenazas específicas que enfrenta nuestro cliente”, dijo Patrick Courtney, quien el año pasado representó a un oficial salvadoreño que había sido agredido físicamente en su casa antes de huir. “Nos enfocamos en sus puntos de vista contra las pandillas, en el hecho de que las amenazas se dirigieron a él individualmente”.

El cliente de Courtney recibió asilo a fines del año pasado. Discutieron dónde viviría en los Estados Unidos y qué haría después.El exoficial tenía un solo objetivo: quería unirse al ejército de los Estados Unidos.

Reportaje original The Washington Post, editado por redacción LaGaceta503.com

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario