Turistiando

Turismo de ADN: haces la prueba y viajas a las tierras de tus antepasados

Rondel Holder, quien vive en Nueva York y trabaja como creador de contenidos en la revista Essence, tenía curiosidad acerca de su origen étnico, así que se hizo una prueba de ADN casera que compró en Ancestry. “Siempre pensé que era originario de Brooklyn con raíces granadinas y jamaiquinas”.

No obstante, los resultados de la prueba cuentan otra historia y revelan que la mayor parte de su etnicidad puede rastrearse hasta dos países africanos: Togo y Benín. Holder señaló que, unos días después de recibir los resultados, navegó en internet y reservó un billete de avión a África por 3500 dólares aproximadamente.

Relató que, al llegar, le dio gusto conocer a gente de su edad. “Los habitantes con los que me contacté eran milénials trabajadores a los que les gustaba salir y divertirse, como a mí”, contó.

Holder se encuentra entre el grupo, cada vez más numeroso, de viajeros que hacen una excursión para conocer sus raíces étnicas o que al menos consideran hacerlo con base en los resultados que reciben de sus pruebas de ADN caseras. Estas pruebas están disponibles en compañías como Ancestry, 23andMe, AfricanAncestry.com y MyHeritage, y por lo general requieren de una muestra de saliva o un hisopo frotado en la mejilla; los resultados llegan por correo electrónico o correo postal entre tres y seis semanas después.

Este verano, Booking.com, uno de los sitios de reserva de hospedaje más grande del mundo, entrevistó a 21.500 viajeros y les preguntó sobre los viajes de sus sueños. El 40 por ciento reportó que deseaba hacer un viaje, o que de hecho había hecho un viaje relacionado con los resultados de sus pruebas caseras de ADN.

Allegra Lynch, miembro de Travel Leaders Network, quien vive en Santa Rosa, California, afirmó que vendió el equivalente a 1,5 millones de dólares de viajes de ese tipo en 2018, principalmente con destino a Europa, en comparación con los 800.000 dólares de 2017. “El aumento es del 100 por ciento debido a que la gente busca estos viajes después de hacerse la prueba de ADN”, comentó.

Un video en línea creado el año pasado por la agencia de publicidad Ogilvy para Aeroméxico aprovechó la moda y ofreció descuentos a estadounidenses para que volaran a México. El monto del descuento era directamente proporcional al porcentaje de raíces mexicanas arrojado por la prueba de ADN.

En medio del debate sobre la seguridad en la frontera, el anuncio se ha vuelto viral en internet estos últimos días. John Raúl Forero, director creativo de Ogilvy Latinoamérica confirmó en un correo electrónico que el anuncio se creó el año pasado para la aerolínea, pero no ofreció más comentarios. La promoción del ADN ya no es válida, según Paula Santiago, portavoz de la agencia.

Aunque algunos expertos en genética cuestionan la precisión de estas pruebas para señalar la genealogía geográfica, la genealogista Diahan Southhard comentó que los resultados por lo general dan en el clavo, salvo algunas excepciones. “Los resultados del análisis de la etnicidad que recibes de la compañía de pruebas se basa, en gran parte, en la gente con la que te compara esa misma compañía”, dijo. “Si eres de Francia, pero tu compañía no ha realizado muchas pruebas con franceses, el resultado de tu análisis no será muy bueno”.

Aun así, según Sarah Enelow-Snyder, editora asistente de la compañía de investigación acerca de viajes Skift, la disponibilidad y un precio asequible contribuyen al auge de los viajes basados en las pruebas de ADN. “Puedes adquirir una prueba por menos de 100 dólares, y es un costo que ha contribuido al repunte de este tipo de viajes”, dijo.

Evita Robinson, fundadora de Nomadness Travel Tribe, un grupo en línea de redes sociales para viajeros afroestadounidenses, comentó que entre 2017 y 2018 hubo un repunte significativo entre sus veintiún mil miembros que hablaron de las pruebas de ADN y los viajes basados en los resultados. Holder estaba entre ellos.

El año pasado, Robinson se hizo la prueba y esta mostró que es una mezcla entre afroestadounidenses y caucásicos, y que tiene raíces en varios países, incluyendo Senegal, Sudáfrica e Irlanda. En mayo viajará a Irlanda, será su primer viaje con base en su ADN.

Aunque los viajes basados en el ADN pueden resultar conmovedores para cualquiera, podrían tener un impacto aún mayor para los afroestadounidenses, según Gina Paige, cofundadora de AfricanAncestry.com, una página que se especializa en la genealogía genética para personas con ascendencia africana.

“Sustrajeron a la gente negra del centro y el oeste de África y la llevaron a todo el continente americano y al Caribe y, como consecuencia, nuestra identidad se perdió”, dijo. “Prácticamente no hay ningún registro documentado antes de 1870, que fue cuando el gobierno estadounidense comenzó a realizar un censo de nuestra población, así que los viajes a África para conocer más de nuestras raíces suelen ser muy reveladores y profundos”.

“Los itinerarios que creamos llevan a las personas a los pueblos y ciudades donde vivieron sus ancestros”.KYLE BETIT, GENEALOGISTAAncestry está por abrir un departamento de viajes que incluirá recorridos grupales y privados. La parte de los viajes grupales se realiza en colaboración con EF Go Ahead Tours en una serie de viajes a Italia, Escocia, Irlanda y Alemania; son dirigidos por uno de los genealogistas de Ancestry y su precio parte de los 3500 dólares en adelante por once días.

Como parte del paquete de viaje en grupo, los viajeros reciben previamente una prueba de ADN de Ancestry y una consulta con un especialista en genealogía quien interpreta sus resultados, además de usar sus registros históricos para darles a conocer sus orígenes. En el recorrido siguen un itinerario que incluye visitas a los sitios donde hay un gran acervo ancestral, como museos de migración y puertos de donde partieron los migrantes hacia Estados Unidos.

Los recorridos privados de Ancestry tienen un costo de 2000 dólares en adelante por día y están creados con base en la combinación de los resultados de las pruebas de ADN y de las investigaciones de la historia familiar del cliente. 

“Analizamos una gran cantidad de información, incluidos archivos de periódicos, registros de la iglesia, del ejército, así como actas de matrimonio y de defunción”, afirmó Kyle Betit, genealogista que dirige el departamento de viajes de la compañía. “Los itinerarios que creamos llevan a las personas a los pueblos y ciudades donde vivieron sus ancestros y a las iglesias en las que se casaron”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario