Opinión

Nayib Bukele y el país de nunca jamás

POR Luis Enrique Contreras Reyes*

Nunca Jamás es una lejana y exótica isla donde los niños no crecen y viven sin ninguna regla ni responsabilidad, pasando así la mayor parte del tiempo divirtiéndose y viviendo aventuras. Estos se hacen llamar “los Niños Perdidos”. La historia es aplicable a lo que representa Nayib Bukele, quien, con escasas luces de madurez, comanda a una banda de jóvenes y adultos sumamente perdidos como la historieta.

Estos personajes intelectualmente endebles y automatizados son manipulados antojadizamente por este líder cuyas “nuevas ideas”, no son más que caprichos y berrinches personalistas, típicos de niños consentidos quienes sus padres les complacen toda exigencia.

Preocupa enormemente que personajes como este busquen optar a cargos públicos.

Nuestro país urge de un verdadero estadista cuyas características difícilmente las posee el candidato Bukele. Como lo planteaba Platón en su libro la República, donde recomienda que los hombres virtuosos e intelectuales sean quienes conduzcan los hilos de las naciones; estos son quienes deben dirigir el desarrollo de los países.

La campaña montada por Nayib Bukele y compañía dista mucho de buscar un mejor país para todos, sus planteamientos divisorios y generadores de odio sólo logran escindir más a nuestra gente. El Salvador tiene más de 25 años de una polarización política que ha impedido una reconciliación real entre salvadoreños. Y es condenable que este candidato “adolescente” se aproveche de ello para exacerbar y crear más rencillas entre salvadoreños.

Una característica de la madurez en una persona es la coherencia con lo que expresa y hace, esto no lo encontramos en absoluto en el candidato de GANA. Le encanta utilizar el slogan “los mismos de siempre” y el corre como candidato con los mismos de siempre; un partido como el de GANA con personajes no muy gratos para la población salvadoreña, evidencia su falta de compromiso con la verdad y transparencia.

La técnica de la victimización empleada por este personaje es típica de alguien que carece de propuestas serias y reales. Crear una burbuja mediática con noticias falsas y tergiversadas es una muestra más de lo pobre y vacía de su campaña. Los proyectos políticos serios deben partir seleccionando a los mejores profesionales y especialistas en sus áreas de trabajo.

Un proyecto improvisado como el de Nayib Bukele y su partido GANA no sólo representa más de lo mismo, indudablemente sería peor que lo ya conocido… con lo visto todo este tiempo, desde seguidores de Dragon Ball Zeta hasta vándalos amedrentando a empleados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) con el invento que les cometerían fraude, siendo esto una mayúscula mentira. El verdadero fraude lo cometió el mismo Bukele al decir que nunca se inscribiría en GANA, el engaño hacia sus seguidores lo hace cuando lo acuerpan los mismos políticos de siempre…

Los salvadoreños estamos cansados de tanta enemistad política, las ideologías limitan nuestro desarrollo como país, necesitamos un líder que establezca diálogo y consensos, que no incite a la violencia y que vele por todos los salvadoreños indistintamente su clase social o preferencia política. No es posible quien aspira a la presidencia del país, busque gobernar solamente para quienes lo adulan y lo siguen ciegamente.

El Salvador tiene más de siete millones de salvadoreños, que no quieren una réplica caricaturesca de Peter Pan como gobernante. Nuestra gente no busca a alguien que le incomoda la legalidad y el estado democrático. Deseamos a alguien que lo respete y fortalezca, que enseñe a las generaciones venideras que las instituciones no son perfectas, pero si son perfectibles. El país de nunca jamás que ansía el candidato Bukele se edificará únicamente en sus delirantes deseos, porque nuestro país no está para juegos de niños. 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario