Curiosidades

¿Por qué el tiempo pasa más rápido cuando somos mayores?

De acuerdo a una ecuación, cuando se comparan dos estímulos pequeños, basta una diferencia mínima para distinguirlos perfectamente.

Alguna vez te has preguntado, ¿por qué el tiempo pasa más rápido mientras más crecemos? De acuerdo a la Ley de Weber, es debido a que nuestra percepción del tiempo cambia en función de qué tanto hayamos vivido.

Mientras los estímulos sean más grandesmenos capacidad tendremos para percibir las diferencias entre uno y otro. Eso es lo que dice la Ley de Weber.

Por ejemplo. Cuando entramos a un cuarto totalmente oscuro y hay una vela encendida, es imposible no percatarse de la flama. Sin embargo, si esa vela estuviera encendida en una estancia completamente iluminada, sería difícil de percibirla al primer vistazo.

Con el peso sucede igual. Cuanto una persona carga una pesa de 100 y una de 120 gramos, puede distinguirlas fácilmente. Sin embargo, cuando carga una de 200 y otra de 220 gramos, no la podrá percibir cuál es más pesada, aún con el mismo gramaje de diferencia.

Nuestra percepción cambia en función de si los estímulos a los que estamos expuestos son grandes o pequeños
Nuestra percepción cambia en función de si los estímulos a los que estamos expuestos son grandes o pequeños

Ernst Heinrich Weber, un aclamado médico alemán de finales del siglo XIX que desarrolló una importante labor en los campos de la fisiología y la psicología, fue el primero en darse cuenta del fenómeno de la percepción y traducirlo en una ecuación o algoritmo.

El tiempo se hace más corto

De acuerdo con la ecuación, cuando se comparan dos estímulos pequeños, basta una diferencia mínima para distinguirlos perfectamente. Ahora, si se comparan dos fenómenos grandes, deben ser muy distintos entre uno y otro para poder darnos cuenta.

Ocurre lo mismo con el tiempo, con el tamaño, con la altura de las cosas, o con prácticamente cualquier cosa. Nuestra percepción cambia y nos resulta difícil hallar diferencias en masas o unidades mayores.

Esta ley también explica por qué el tiempo se acelera cuando nos hacemos mayores.

Aunque un año tiene siempre la misma duración, la relación entre lo que dura uno y el tiempo que llevas vivido es cada vez más pequeña”, explica la divulgadora matemática Hannah Fry en su canal Numberphile. 

Cada año que pasa añade perceptualmente menos al total de nuestra vida. Cuando somos niños de corta edad, los años duran más, puesun año es mayor en proporción al tiempo vivido.

Fry utiliza como ejemplo las condenas de prisión. Entre menor sea el tiempo, mayor se siente un aumento en relación a la condena total.

“Un periodo de seis meses entre rejas se siente mucho más que un plazo de tres. Pero una pena de 20 años y tres meses no se percibe mucho más que otra de 20 años”, explica.

Ley de Weber, técnica de marketing

La ley de Weber forma parte de la metodología común del marketing, y es una de las técnicas que las grandes compañías utilizan día con día en sus labores.

Hannah Fry explica que algunas compañías aseguran que aumentar sustancialmente el precio de productos muy caros, como electrodomésticos o propiedades, es más difícil de detectar que si se sube el precio de la leche, el pan o productos más baratos.

También se utiliza para reducir el tamaño de los productos y mantenerlos al mismo precio. La reducción del tamaño de una barra de chocolate debe ser sutil y gradual para que el consumidor no la perciba.

 

Con información de BBC Mundo

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario