Internacionales

Se esperan más lluvias tras paso peligroso de Michael

Los países afectados por Michael a lo largo del fin de semana fueron Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, y Costa Rica.

Mientras el huracán Michael, ya degradado a categoría 3, golpea la costa noroeste de Florida, varias naciones centroamericanas intentan recuperarse de los efectos que como tormenta tropical dejó a su paso por la región, donde hay al menos 15 muertos y más de 23 mil afectados.

Los países afectados por Michael a lo largo del fin de semana fueron Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, y Costa Rica, donde se originó como depresión y donde el miércoles las autoridades costarricenses ya monitorean la posible formación de una nueva tormenta tropical frente a sus costas.

Datos oficiales dijeron que el paso del sistema de baja presión que se convirtió en el poderoso huracán Michael dejó seis muertos en Honduras, cuatro en Nicaragua, cuatro en El Salvador y uno en Costa Rica, pero hasta el momento no se reportan víctimas en Guatemala.

En Costa Rica, las torrenciales lluvias de Michael generaron fuertes inundaciones que provocaron amplios daños materiales y dejaron cientos de damnificados en varias comunidades del centro y norte del país, donde continúan las operaciones de limpieza y distribución de ayuda.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica alertó este miércoles sobre la llegada de dos ondas tropicales al país y pidió a la población mantenerse alerta pues la nación aún se encuentra afectada por inundaciones y el reblandecimiento del terreno por las lluvias de Michael.

Los distritos de Cóbano, Lepanto y Paquera, donde 512 personas aún permanecen en albergues, están en alerta roja debido a que todavía hay zonas afectadas por el crecimiento en el caudal de los ríos e inundaciones, y las condiciones podrían empeorar con las ondas tropicales.

En Nicaragua, la tormenta provocó cuatro días de fuertes lluvias que afectaron a más de 24 mil personas, principalmente a lo largo del litoral del Pacífico, el centro y el norte del país, aunque Managua resintió las precipitaciones con severas inundaciones debido a graves problemas del sistema de drenaje.

Más de 49 mil nicaragüenses quedaron sin agua potable en las zonas afectadas y arriba de seis mil 665 más fueron evacuadas ante el desbordamiento de ríos que provocaron inundaciones, en tanto que los trabajos de recuperación se centran en el restablecimiento del suministro eléctrico y el retiro de escombros.

Un total de 13 departamentos nicaragüenses registraron inundaciones, algunos con marcas históricas, por lo que las preocupaciones están en el desasolve y la reparación de viviendas dañadas en las áreas más vulnerables del país, ya que se prevé que Nicaragua resulte afectado por otros fenómenos meteorológicos.

En el Salvador, las condiciones meteorológicas comenzaron a normalizarse el miércoles, pero se prevén tormentas eléctricas aisladas al nororiente del país por condiciones típicas de la estación lluviosa, por lo que se mantiene la alerta por desbordamiento de ríos en la zonas costeras e inundaciones en las zonas bajas.

La situación en el país, que mantiene en alerta a 43 municipios, continúa difícil ya que persisten inundaciones que afectaron a unas 900 viviendas y extensas áreas de cultivos. Los cuerpos de rescate aún retiran unos seis mil metros cúbicos de escombros por derrumbes provocados por las lluvias de Michael.

Las escuelas públicas y privadas siguen cerradas debido a riesgos latentes como acumulación de agua en suelos, desbordamientos, árboles caídos y daños en la infraestructura de unos 60 centros educativos, mientras que los albergues continuarán habilitados ya que tomará tiempo la restauración de viviendas.

En Honduras, la tormenta obligó a cientos de personas a huir de sus hogares el fin de semana mientras la tormenta se intensificaba y continuaba desplazándose hacia la Costa del Golfo, luego que más de 260 casas sufrieron daños por inundaciones y deslizamientos de tierra.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández afirmó que 18 personas fueron rescatadas durante la tormenta, que obligó al cierre de las escuelas en todo el país, donde las precipitaciones pluviales e inundaciones afectaron a casi seis mil 700 personas, principalmente en el centro del territorio nacional.

Protección Civil continúa este miércoles enviando ayuda humanitaria a los afectados por las inundaciones que permanecen en 18 albergues y alertó que las lluvias seguirán los próximos días, por lo que el gobierno se mantiene en alerta.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario