Editorial

Cómo hacer el ridículo al sacar menos de 2 mil votos de 10 mil posibles y aún así convertirse en candidato a la presidencia

Luego que el exalcalde de la ciudad oriental de San Miguel, Wilfredo Salgado, renunciara sorpresivamente a su candidatura para buscar la boleta que representaría a la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) a la elección presidencial de la República en 2019, Nayib Bukele no tuvo las agallas ni para votar por si mismo, quizá un ataque de vergüenza ante la canallada negociada horas antes.

La justa electoral en GANA, para definir la dupla que correrá por la presidencia y vicepresidencia de la República, tenía un destino ya pactado, Bukele no tendría contendiente, puesto que el otro precandidato, Will Salgado, que habría sido un seguro ganador entre los correligionarios naranja, le habría vendido el alma al diablo (léase Herbert Saca).

“La fórmula presidencial encabezada por Nayib Bukele obtuvo un 91,14% de la votación a nivel nacional y con ello se convierte en el ganador y ahora es nuestro candidato a la presidencia”, dijo el presidente de GANA, Andrés Rovira. Cosa más ridícula no se había manifestado en los anales políticos de El Salvador. De más de 10 mil miembros de GANA, inscritos para poder votar, unos 2 mil se hicieron presentes a la votación y menos de esa cifra votó por el advenedizo, llamado Nayib Bukele.

Bukele fue expulsado en octubre 2017 de la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tras haber agredido verbalmente a una funcionaria de la alcaldía de San Salvador, Xochil Marchelli.

El exalcalde se inscribió en junio en Cambio Democrático (CD), que cuenta apenas con un diputado en el Congreso, electo en los comicios de marzo pasado. Sin embargo, el pasado jueves el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ordenó la eliminación de CD por motivos constitucionales.

La formación política GANA, que cuenta con 10 diputados en la Asamblea Legislativa, indicó que Bukele obtuvo el 91 por ciento de los votos en las elecciones, que contó con apenas un 20 % de los correligionarios autorizados para votar, luego de que participara como único aspirante tras la sorpresiva renuncia del exalcalde de la ciudad de San Miguel Willfredo Salgado.

“Informo al pueblo salvadoreño que renuncio a ser precandidato presidencial en aras de mantener la unidad de mi partido GANA”, publicó el sábado en sus redes sociales Salgado, quien había solicitado a la Fiscalía investigar una posible irregularidad en la inscripción de Bukele y que fue amenazado por la dirigencia de su partido si no se retiraba y, luego comprado por el oscuro empresario Herbert Saca, según una fuente.

Bukele tendrá como principales contendientes al candidato de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), el empresario Carlos Calleja; y al excanciller Hugo Martínez, candidato del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario