Ecología

Nube del Sahara llega nuevamente a territorio Centroamericano

Tras llegar el viernes, la nube se mantendrá en la zona aproximadamente hasta el miércoles de la semana próxima cuándo empezará a reducir su volumen.

Una vez más, los vientos alisios han traído una nube de polvo y arena del desierto del Sahara a El Salvador. La nube se observa a simple vista en el horizonte desde el amanecer del viernes, avisó la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA)de los Estados Unidos y el Ministerio del medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) de El Salvador.

Se espera que el fenómeno que se encontraba desde el jueves por la tarde sobre países como Guatemala, Honduras y Panamá no cause mayores daños, detallan autoridades, sin embargo, el polvo puede afectar a las personas, debido a que contiene minerales, sustancias, esporas, hongos y granos de polen potencialmente perjudiciales.

Tras llegar el viernes, la nube se mantendrá en la zona aproximadamente hasta el miércoles de la semana próxima cuándo empezará a reducir su volumen.

Según expertos, desde el punto de vista meteorológico, la nube reduce la probabilidad de que ocurran tormentas eléctricas y lluvias fuertes.

El Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales y Protección Civil han advertido sobre los riesgos de la nube de arena y polvo, ya que contiene partículas en suspensión puede afectar a personas con problemas respiratorios, por lo que recomiendan a las personas que decidan realizar actividades en exteriores utilicen mascarillas respiratorias.

La Capa de Aire Sahariana es una capa de la atmósfera intensa, seca y cálida y, a veces cargada de polvo que a menudo recubre el más fresco y húmedo aire de la superficie del Océano Atlántico.

Según medios especializadas, en esta época del año, los amaneceres y atardeceres podrían verse en tono rojizo en los países del territorio centroamericano y del Caribe.

En los últimos años el estudio de las nubes de polvo generadas por las tormentas del desierto, principalmente las del Sahara, cobró especial interés en el mundo, debido a la posible influencia de ese elemento contaminante del aire sobre el clima y otros ecosistemas.

Cuando el diámetro de las partículas de la nube es superior a las 100 micras se considera arena y si es inferior, polvo. Este indicador determina las posibilidades de transporte.

Se trata de una masa de aire muy seca y polvorienta que impone todo un conjunto de condiciones sobre los territorios bajo su efecto, por lo que se espera una reducción en lluvias durante los próximos días y que las temperaturas suban sensiblemente entre el viernes y el próximo miércoles.

El largo viaje de las arenas del Sahara hasta el continente americano, sin embargo, también trae algunas consecuencias positivas: según un estudio publicado por la NASA en 2015, entre los elementos arrastrados por los vientos desde África se incluye una cantidad de fósforo, considerado como un nutriente esencial para las plantas y en especial para el crecimiento de la selva amazónica.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *