Nacionales

Fiscalía asegura que agente Carla Ayala fue asesinada y trata de retirar la causa del juzgado que la ventila

Al ser tipificado el delito de “feminicidio” el caso saldría de la jurisdicción del juez Rafael Arévalo Ortuño, quien ha criticado duramente el proceder de los fiscales del caso, por ocultar pruebas al juzgado que dirige.

La Fiscalía General de la República (FGR) aseguró el lunes que la agente Carla Ayala murió a causa de un disparo en la cabeza que su compañero Juan José Castillo Arévalo, prófugo de la justicia le ocasionara y quien luego huyó con el cuerpo, que hasta ahora no ha sido encontrado.

Con esta información, el Ministerio Público pretende que, al ser tipificado el delito de “feminicidio” el caso salga de la jurisdicción del juez Rafael Arévalo Ortuño, quien ha criticado duramente el proceder de los fiscales del caso, por ocultar pruebas al juzgado que dirige.

En caso que el delito fuera en efecto tipificado como feminicidio, el juez tendría que pasar la causa a un juzgado “especializado” y dejar de conocerlo.

Según la Fiscalía, en este caso consta que se cometió un feminicidio agravado, ya que, aunque el cuerpo no ha sido encontrado, “las pruebas de balística, pericia serológica y declaraciones de testigos establecen que hubo misoginia en el hecho, y que la agente se encontraba en desventaja al estar rodeada por hombres armados”, las declaraciones han sido consideradas por expertos del Derecho como aventuradas, pues no existe prueba fehaciente aún y sólo se respaldan los intereses fiscales con prueba circunstancial.

La jefa de la Unidad Especializada Antipandillas de Fiscalía, Guadalupe de Echeverría, detalló durante una conferencia de prensa que, según las pruebas recabadas hasta el momento, Castillo Arévalo causó la “lesión mortal” a la agente Ayala con su arma de fuego, lo que le provocó inmediatamente la muerte, afirmación que hace sin tener el arma ni el cuerpo del delito en poder de autoridad alguna.

Echeverría amplió que la agente Ayala “fue maltrata por los tres agentes que la acompañaban en el carro (entre ellos Castillo Arévalo) donde era transportada”.

“Antes de recibir el disparo en la cabeza, la agente sufrió misoginia y esto es suficiente elemento para decir que estamos ante un caso de feminicidio”, apuntó.

“Hay elementos suficientes para establecer jurídicamente que hubo feminicidio y así hemos establecido, aunque no se haya encontrado el cuerpo, y además hay jurisprudencia nacional e internacional que apoyan esta moción”, agregó la jefa de la Unidad Especializada Antipandillas, que supervisa un caso que no tiene que ver con pandillas o pandilleros.

El 29 de diciembre pasado, tras una “fiesta navideña”, la uniformada fue herida de bala por el agente del extinto Grupo de Reacción Policial (GRP) Juan José Castillo, quien posteriormente huyó hasta el oriente del país.

El pasado 27 de febrero, las autoridades exhumaron un cuerpo sepultado por los familiares de Castillo por la sospecha de que era el de la agente desaparecida, por la forma “irregular” en la que se dio su inhumación, lo que resulto falso y por lo que familiares del sospechoso han presentado un reclamo formal que no ha sido tomado en cuenta por la Fiscalía.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *