Hardware y Software

Los macabros algoritmos que Facebook patentó para rastrear la vida de sus usuarios

Cuestionables funciones que podrían permitir pronosticar, entre otras cosas, cuándo morirán nuestros "amigos" de la red social son un nuevo símbolo de la ambición de Facebook por saber más sobre sus usuarios.

La red social más poderosa del mundo ha sufrido numerosos y fuertes embates durante los últimos meses. Luego del estallido del escándalo de filtración de datos protagonizado por la consultora británica Cambridge Analytica, la percepción sobre una plataforma supuestamente creada para acercar a las personas, independientemente de su distancia geográfica, ha cambiado dramáticamente.

Esto ha generado un replanteo sobre si existe o no un verdadero valor agregado para las comunidades en las que opera casi sin ser regulada y, sobre todo, acerca de los efectos nocivos que puede generar a nivel emocional en sus usuarios, muchos de los cuales pasan largas horas al día en una red social que se ha convertido en un vehículo para diseminar indiscriminadamente el odio, la desinformación y sobre todo ampliar las grietas existentes entre las distintas sociedades alrededor del mundo.

Si se suma el hecho de que ha sido comprobado que, en las manos equivocadas, Facebook puede ser usado como una herramienta para afectar elecciones y favorecer a un candidato sobre otro mediante la difusión de noticias falsas y mensajes alienantes, el polémico conjunto de patentes presentado por la red social debería ser examinado en detalle dado que, en definitiva, marcará el camino por el cual el gigante de Silicon Valley planea transitar en el futuro.

En un reciente artículo publicado en el periódico The New York Times se realizó una recopilación de las patentes que Facebook presentó en los EEUU, con la clara intención de asegurarse la autoría de una batería de ideas que, cuando menos, pueden ser tildadas de moralmente dudosas.

Las miles de peticiones presentadas desde el año 2012, momento en el cual la firma comenzó a cotizar en bolsa, revelan que la omnipresente plataforma tendría como objetivo fundamental rastrear todo aspecto de la vida de sus usuarios. Entre los “novedosos” proyectos se destaca uno que promete predecir cuándo morirán nuestros amigos.

Con la finalidad de recopilar datos, analizarlos y utilizar la información para que sea empaquetada y vendida a los anunciantes, una práctica común en la era digital mediante la cual Facebook ha logrado que el 99 por ciento de sus ingresos hoy día provenga de las publicidades, gracias a saber dónde se encuentran sus usuarios, con quiénes pasan su tiempo, si están o no en una relación romántica, qué marcas siguen y a qué políticos eligen, nuevas ideas fueron presentadas por sus desarrolladores, muchas de las cuales no condicen con el supuesto renovado compromiso de la firma por respetar la privacidad de sus usuarios.

Sus más de dos mil millones de usuarios activos mensuales en un futuro cercano tal vez podrán ser evaluados a través de la cámara frontal de sus teléfonos, con el objetivo de definir su estado anímico en base a lo que van viendo en su timeline. Otra de las patentes utilizaría el micrófono del smartphone para escuchar qué programa de televisión se encuentra viendo el usuario.

Aplicaciones más preocupantes, como algoritmos que permitan predecir si el usuario se casará pronto, si tendrá posibilidades de ascender, o en el peor de los casos, descenderá en la escala socioeconómica, también fueron contemplados por Facebook en sus patentes.

Otro de los algoritmos propone “predecir el futuro” al utilizar los posteos y mensajes escritos por los usuarios, además de sus transacciones de tarjeta de crédito y locación geográfica, para pronosticar cuándo tendrán lugar grandes eventos como nacimientos, una graduación o la misma muerte.

“Gran parte de la tecnología presentada en estas patentes no ha sido incluida en ninguno de nuestros productos, y nunca lo será” aseguró Allen Lo, Vicepresidente, Consejero General Adjunto y Jefe de Propiedad Intelectual de Facebook.

Sin embargo esfuerzos por determinar las características de personalidad el usuario, para poder adaptar los anuncios en base dichas variables, o rastrear la rutina diaria de quienes utilizan la red social, e incluso utilizar la ubicación del teléfono durante la noche, para poder identificar sin que el usuario lo sepa dónde vive, preocupan a expertos y reguladores de todo el mundo que intentan controlar a un pulpo que, al parecer, ha crecido fuera de control.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario