Motor

Las nuevas apuestas de Elon Musk y sus vehículos Tesla

El primer camión eléctrico espera tener un buen impacto ambiental: los vehículos del servicio de cargas son los que emiten más gases del efecto invernadero. Además, en el evento revelaron la continuación del auto deportivo Roadster 2.

Después de más de una década fabricando coches y camionetas deportivas, Tesla Inc. quiere electrificar otra clase de vehículo: grandes camiones. La compañía presentó el jueves por la noche su nuevo camión tractor eléctrico cerca de su centro de diseño en Hawthorne, California.

El vehículo puede viajar 800 kilómetros con una carga eléctrica y costará menos que un diésel de las mismas dimensiones, teniendo en cuenta el ahorro de combustible, el bajo mantenimiento y otros factores, indicó el director general de la empresa, Elon Musk. Los clientes pueden reservar ya el vehículo con un depósito de 5.000 dólares y la producción comenzará en 2019, señaló.

Elon Musk durante la presentación del Semi.

“Estamos seguros de que este es un producto que es mejor en todos los aspectos desde el punto de vista de sus funcionalidades”, dijo Musk ante un público de seguidores de la firma reunidos para la presentación.

El lanzamiento encaja con el objetivo declarado de Musk de que la empresa acelere el cambio a un transporte más sostenible. Los camiones producen casi un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el transporte en Estados Unidos, según estadísticas del gobierno.

Cabina del nuevo camión eléctrico Semi.

La empresa tiene previsto crear una red mundial de “megacargadores” que funcionen con energía solar, y que podrían recargar los camiones a una autonomía de 640 kilómetros (400 millas) en apenas 30 minutos.

Con su nuevo camión, Tesla asegura que los compradores ahorrarán unos 200 mil dólares en combustible. Además, el vehículo promete eficiencia y rapidez, al poder acelerar de 0 a 96 kilómetros por hora en 20 segundos, con una velocidad máxima de 104 kilómetros por hora.

Interior del Semi.

La ambición de Musk es transformar la columna vertebral del transporte comercial en carreteras, los vehículos de Clase 8, aquellos que superan las 33.000 libras (casi 15.000 kilos).

Dado que los grandes camiones tradicionales tienen una autonomía casi cuatro veces mayor que el Semi (los diesel llegan a 1.000 millas, o 1.600 kilómetros, con una carga), muchos analistas especularon que el prototipo tal vez resulte “un entretenimiento caro” para Tesla, que se encuentra en “un infierno de fabricación”, según la propia empresa, para producir a gran escala el Model 3.

Musk, sin atenderlos, expresó que la producción del Semi podría comenzar en dos años.

El Semi también tuvo elogios: “Para una empresa que se dedica a marcar una diferencia, es un buen objetivo”, evaluó la revista de tecnología Wired. “Los vehículos de carga pesada constituyen el 7% de los que circulan por las carreteras de los Estados Unidos, y sin embargo son responsables del 20% de las emisiones de gases del efecto invernadero que causa el transporte”.

El agregado de la tecnología de vehículos sin conductor es de gran importancia, por otro lado: varias empresas de Silicon Valley evalúan que los camiones de transporte son el primer mercado al que puede apuntar, dadas las velocidades relativamente constantes y los escasos cruces de caminos que se dan en las rutas.

Como parte de la expectativa que precedió a la presentación, Musk —también director general de SpaceX, para la exploración del espacio y la colonización de Marte— tuiteó: “¡La presentación del camión articulado de Tesla se transmitirá en internet en vivo el jueves a las 8 de la noche! Les va a volar la cabeza y los transportará a una dimensión alternativa! Sólo necesito encontrar mi pistola de portales espaciales…”, en alusión al dibujo animado Rick y Morty.

“Puede transformarse en un robot, combatir a los alienígenas y preparar un tremendo café con leche”, había bromeado el día anterior.

El programa de Tesla Semi se desarrolló bajo la dirección de Jerome Guillen, quien también estuvo a cargo de desarrollar el Model X. Antes de sumarse a la empresa del cofundador de PayPal, Guillen dirigió el nacimiento del camión Cascadia, de Daimler.

El Semi es uno de las promesas que Musk había hecho como parte de su “Master Plan Parte 2”: “Además de vehículos para el consumidor, se necesitan otros dos tipos de vehículos eléctricos: camiones de carga pesada y transporte urbano de alta densidad de pasajeros. Ambos están en las primeras etapas de desarrollo en Tesla”.

Sobre el trailer en particular había dicho: “Creemos que el Tesla Semi va a generar una reducción sustancial del costo del transporte de cargas, a la vez que va a aumentar la seguridad”.

Musk ante el Roadster.

Además del Semi, Elon Musk reveló otra sorpresa: el regreso del auto deportivo Roadster.

Según el CEO de Tesla, será el auto de producción más rápida del mundo, capaz de “derribar” la industria automotriz basada en combustibles fósiles.

Musk dijo que la segunda generación del Roadster tendrá una aceleración de 0 a 95 Kn/h en 1,9 segundos. También dijo que podrá alcanzar los 160 kilómetros por hora en 4,2 segundos.

El nuevo Roadster.

Aunque no confirmó la velocidad máxima, adelantó que será de más 400 kilómetros por hora. El auto tendrá una batería de 200 kwh y tendrá una autonomía de 1000 kilómetros con cada carga.

De confirmarse, sería otro récord mundial y haría posible viajar de Los Ángeles a San Francisco ida y vuela con una sola recarga, dijo Musk.

El vehículo tiene tres motores, uno en la parte delantera y dos en la parte trasera, transmisión en las cuatro ruedas.

Musk ha dicho que Tesla también trabaja en una camioneta descubierta y en una camioneta deportiva más baratas, además de negociar con una nueva fábrica en China. La compañía presentó unas pérdidas récord de 619 millones de dólares en el último trimestre.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario