Trending

10 cosas terribles sobre los Millenials

Estas son conclusiones por simple observación a mis estudiantes. No pretenden ser en ningún sentido sentencias definitivas ni conclusivas.

Por Mauricio Yanes

1- Creen que son el centro del mundo. Creen que sus imposibilidades personales (viajes, contratiempos o desgano) son suficiente razón para faltar a cualquier compromiso de trabajo, académico o social, por lo tanto hay que hacerles los exámenes cuando ellos pueden.

2- Creen que todo es negociable. Al haber crecido en mundo que se desmorona. Países que desaparecen, créditos que se negocian y bandidos convertidos en héroes. Han perdido toda la ética personal. De tal manera que no entienden por qué no pueden sobornar a un policía, por qué no pueden regalar unidades valorativas a sus amigos de la U, ni negociar con dinero cosas como su capacidad académica, la obtención de un trabajo o una amistad.

3- Creen que todo tiene CTRL + Z. Según ellos todo se puede deshacer. Punto.

4- Creen que las personas serias los tratan mal. Al haber nacido en un mundo de aplicaciones con caritas sonrientes, de memes divertidos e interminables series de caricaturas animadas que cada vez se hacen más fáciles y fugaces (en nuestra infancia las caricaturas duraron de 3 a 10 años) , eso digo, les ha hecho creer que todo el mundo es un parque de diversiones. ¡Gratis!

5- Creen que la vida dura dos horas quince minutos, como una película. Casi todos los matrimonios tienen riesgos de separación y a muchos les sucede. Pero los Millenials, deshacen sus compromisos (después de boda, fiesta y tamales) a solo uno o dos meses de la boda. Igual sucede con los trabajos, los que abandonan sin razón ni explicación y les es muy difícil entender que para que haya manzanas hay que abonar el suelo, echar la semilla, cuidar el arbusto, esperar el invierno, esperar la cosecha y no dañar el árbol. No. ellos son de la escuela de Willie E Coyote: ECHE AGUA Y ESPERE.

6- No pueden leer un libro completo. En broma le digo a mis estudiantes que ellos solo han leído el silabario y hasta la “ñ” nada más. Son expertos en ver la versión fílmica o el resumen de internet. Cuando les pregunto en qué épica sale lo del Caballo de Troya, si en la Odisea o en la Ilíada, casi todos dicen en TROYA, refiriéndose al film actuado por Brad Pitt. Le dejo la tarea, no sale en ninguna de las dos.

7- No entienden de horarios, intimidades y respetos. Pueden escribirte desde sus teléfonos (los que no sueltan nunca) a la hora que les da la gana. No importa si es la boda de tu hija o el funeral de tu padre. Nunca olvidaré a Laura y a Griselda que me escribieron EL DÍA DE LA MUERTE DE MI PADRE PARA PREGUNTARME SI HABRÍA CLASES ESE DÍA. Igual por eso se toman fotos besándose, acariciándose o comiendo. Como solo saben escribir en el vidrio de las fantasías, no entienden que las personas tenemos sentimientos, prioridades y tiempos propios.

8- No saludan, ni piden permiso. Al haber crecido entre aparatos electrónicos, cajeros automáticos y juegos de video, su contacto personal es casi nulo. La cortesía no la conocen.

9- No entienden el valor del arte. Como nunca tuvieron tecnología analógica, no saben lo que es construir una melodía, tomar una foto o cinema de emulsión, ni usar las temperas. Saben sí de Audition, PhotoShop y AfterEffects. Y como ahí salen las cosas, para qué ensuciarse las manos.

10- No entienden qué es descansar. Les cuesta mucho apreciar una puesta de sol, una tarde soledad una lluvia de verano o el mar en la noche. No para ellos si no hay caguamas y chelas u otros psicotrópicos y alcaloides, no hay diversión. En todo momento debe estar pasando algo.

Abur

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *