Internacionales

Presidente guatemalteco suavizó su posición ante crisis política

La situación de crisis en Guatemala ha despertado movilizaciones a favor y en contra del presidente de la República.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, suavizó su posición tras su intento de expulsar de Guatemala al comisionado anticorrupción de las Naciones Unidas, un movimiento que lo hizo blanco de críticas dentro y fuera del país.

Horas después de recibir el apoyo de los miembros de su gabinete para que el comisionado Iván Velásquez salga de Guatemala, Morales se dijo dispuesto a acatar lo que el Poder Judicial decida en torno a su petición de expulsión, algo que amenaza con cambiar su futuro como presidente.

“Pueblo de Guatemala, como presidente constitucional de la República he sido y seguiré siendo respetuoso de las resoluciones emanadas de los órganos jurisdiccionales”, señaló en un mensaje en su cuenta de Facebook. “El estado de derecho siempre debe prevalecer”.

Morales ordenó el domingo la expulsión de Velásquez, titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG), pero casi de inmediato la Corte de Constitucionalidad bloqueó la medida y amparo temporalmente al comisionado.

El Poder Judicial deberá resolver en los próximos días si mantiene la protección a Velásquez para que permanezca en el país.

La fiscal general Thelma Aldana, quien trabaja de la mano con la CICIG en sus investigaciones, dijo que estaba dispuesta a reunirse con el presidente para escuchar las quejas que tenía contra el comisionado y dijo que su labor es fundamental para el país.

“Estamos atacando el corazón de la corrupción guatemalteca”, dijo Aldana ante la prensa.

La situación de crisis en Guatemala ha despertado movilizaciones a favor y en contra del presidente de la República, mientras algunos denuncian que tanto la CICIG como el Ministerio Público esteran siendo manipulados por intereses políticos de la izquierda y el gobierno es manipulado por intereses económicos y la corrupción.

Las protestas se extendieron el lunes al interior del país. Convocados por la alcaldía de Sololá, miles de indígenas bloquearon una carretera al oeste de la capital que comunica varios departamentos de la región.

El anuncio de Morales ocurrió dos días después de que la CICIG y la Fiscalía General anunciaran una petición para retirar la inmunidad al presidente para investigarlo por presuntas irregularidades durante su campaña.

La decisión sobre su inmunidad está ahora en manos de la Corte Suprema de Justicia y de proceder pasará al Congreso, donde se deberá votar para determinar si procede o no investigar al presidente.

“Hay intereses muy de tipo personal al querer declararlo non grato por las investigaciones realizadas a su familia, al mismo partido y al propio presidente”, dijo el exvicepresidente Eduardo Stein (2004-2008).

La CICIG es un órgano de Naciones Unidas creado hace 10 años para combatir la corrupción en el país y ha sido clave en el procesamiento de distintas figuras, incluido el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos en prisión actualmente.

Morales fue señalado por la CICIG y la Fiscalía de presuntamente ocultar información de financiamiento anónimo e ilícito de su partido durante su campaña en 2015.

El comisionado Velásquez no ha salido públicamente a hablar del caso, pero ha recibido diversas muestras de apoyo, una de las más recientes de la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, quien pidió al gobierno guatemalteco permitir a la CICIG continuar con su trabajo.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *